El giro a la izquierda iniciado en las turbinas de la Bastilla servirá de contrafuerte al imperio germano para impedir su expansión a costa de la desmantelación del Estado del Bienestar occidental. Hoy, sin duda alguna, es un mal día para la canciller. El "ejemplo español" – en palabras electoralistas de Nicolas – no ha surtido el efecto deseado para frenar a los caballos galos del plebeyo. Llora la derecha francesa la pérdida de su cetro por el sable socialista de la igualdad. Hoy la mancha roja en el noroeste de Europa cambia los trazos desgastados del dibujo "merkozy" por los contrastes de "merkollande".

Seguir leyendo en el blog de Abel Ros