EUFEMISMOS NUESTROS DE CADA DÍA
Por un mal entendido recato surgen eufemismos cotidianos como llamar “hombre o mujer de color” a los negros, “personas de la tercera edad” a los viejos, “invidentes” a los ciegos, “personas con capacidades diferentes” a los discapacitados, “material para adultos” a la pornografía, “país en vías de desarrollo” a demarcaciones geográficas sumidas en la pobreza, y así un largo etcétera.

Todos hemos oído hablar de “daños colaterales” cuando se informa de muertes civiles tras un bombardeo que ha afectado, por ejemplo, a un colegio; “escudos humanos” como un sutil modo de decir que niños, ancianos y población en general han sido expuestos a un ataque o “fuego amigo” como equivalente a bajas bélicas por errores en el propio bando. También en las guerras conyugales se recurre a eufemismos para disimular la ruptura de una pareja, como cuando la Casa Real informó de que la Infanta Elena y Jaime de Marichalar se separaban diciendo que habían decidido un “cese temporal de convivencia”

EUFEMISMOS EN TIEMPOS DE CRISIS
Sin embargo, es la actual crisis económica quien se lleva la palma como fuente de inspiración de los mas elaborados y rebuscados eufemismos que se hayan escuchado en muchísimo tiempo. Comprobémoslo con una selección de los más relevantes proferidos por nuestros políticos.

Sigue leyendo el blog de Alberto Soler, La Infinita Espiral