"En un asunto que determina el futuro del país, el ciudadano tiene la primera palabra. Si no lo acepta, entonces no se aplicará", afirmó el mismo Papandréu que tras el acuerdo conseguido no sin poco debate por los líderes europeos aseguró que el plan de rescate representaba la salvación para Grecia.

No hay un criterio uniforme entre los socialistas
El dirigente socialista planteó el referéndum ante sus correligionarios del grupo parlamentario socialista, que aunque cuenta con una mayoría absoluta de 153 diputados sobre un total de 300, también ha presentado fisuras ante la dureza de los planes de ahorro que implica el plan de rescate.

Papandréu se someterá a una moción de confianza
Papandréu anunció también que someterá su gestión a un voto de confianza del Parlamento. Según confirmó el vicepresidente de la Cámara baja, Grigoris Niotis, el debate de la moción de confianza comenzará el miércoles y la votación tendrá lugar el viernes. Respecto al referéndum, aunque Papandréu no mencionó fechas, el diario Ekathimerini, citada por EFE, aseguró que la consulta popular tendrá lugar antes de que termine el año.

El acuerdo europeo
El acuerdo cerrado por la Eurozona perdona a Grecia unos 100.000 millones de euros de su enorme deuda, principalmente en manos de bancos, y otorga a Atenas un préstamo de 130.000 millones de euros.Por su parte, Grecia se compromete a seguir aplicando una rotunda política de ahorro, con privatizaciones, supresión de empleos públicos, rebajas salariales y recortes de gasto.

Los griegos creen que el plan de rescate será negativo
Estas medidas no han recibido una buena acogida por parte de los griegos. Una encuesta publicada ayer por el diario To Vima reflejó que el 60 por ciento considera que el acuerdo será "negativo" o "probablemente negativo".