Girar es expedir órdenes de pago a cargo de un deudor. Por tanto, un giro es un documento mercantil que aprueba el traspaso de dinero en efectivo desde el emisor al receptor de la transacción económica, con el objetivo de darla por concluida.

Giro postal o giro bancario

Normalmente, solemos hablar de giro postal o bancario. Por definición, un giro postal consiste en el envío de una orden pago a través de los servicios de mensajería nacionales o privados. En este caso, ninguna de las partes de la transacción necesita una cuenta bancaria: el emisor envía la orden de pago al destinatario a través de un documento y deposita el dinero en la oficina postal del servicio que va a utilizar para enviarlo. El receptor solo tiene que acudir a la oficina que le indique el cheque recibido y cobrar el importe adeudado.

El giro bancario nos recuerda a las transferencias, puesto que es una transacción económica basada en el traspaso de dinero entre la cuenta del emisor y la del receptor. Pero, en este método de pago, el deudor envía un cheque expedido por su banco al beneficiario. Para que la entrega de dinero se haga efectiva, el documento debe incluir:

  • El nombre de la entidad del emisor
  • El importe
  • Los datos del emisor y del receptor
  • El banco al que se envía o los datos del número de cuenta