La crisis económica ha provocado, entre otras cosas, que muchas familias busquen la manera de ahorrar en lo posible en la economía doméstica. Según las últimas cifras del Instituto Nacional de Estadística (INE), cerca del 70% de los españoles no dispone de dinero suficiente para ahorrar.

Un ingente grupo que ha tenido que ir renunciando a pequeños caprichos como las vacaciones, las salidas nocturnas o las compras de ropa. No obstante, aún hay motivos para la esperanza. Según las últimas cifras, un 66% de los ciudadanos españoles son capaces de guardar algo de dinero a final de mes.

Y lo hacen poniendo en práctica una serie de trucos y consejos para ahorrar en el hogar. Especialmente en lo que concierne al gasto en ocio y en los productos que no son de primera necesidad. He aquí, precisamente, algunos de los trucos más comunes llevados a cabo hasta ahora.

Controlar el presupuesto mensual

El control del presupuesto mensual es fundamental para poder ahorrar en el hogar. Para ello, nada mejor que tener muy claro cuáles son los gastos fijos mensuales. A partir de aquí, y en función de los ingresos, se puede emplear una pequeña hoja de cálculo para llevar las cuentas del día y comprobar lo que se puede ahorrar a final de mes.

Junto con los gastos fijos mensuales, hay que dejar una pequeña partida para los gastos variables, que pueden ser cualquier imprevisto que surja en casa, ocio, incremento en las facturas, compras adicionales, etc. Para este tipo de gastos siempre es interesante contar con un buen seguro del hogar como los que ofrece Seguros Catalana occidente.

Ahorrar en energía

Las facturas de luz, agua y gas han crecido considerablemente en los últimos años. No en vano, las familias españolas gastan una media de más de 27.000 euros al año en las facturas del hogar. Una cifra que se traduce en un 13,4% más que antes de la crisis económica.

En los hogares españoles se recurren a una serie de pequeños trucos para ahorrar en lo posible con estos elementos:

Agua

El ahorro en el consumo del agua es uno de los factores a tener en cuenta en el hogar. En muchas ocasiones se deja correr de forma innecesaria el agua del grifo (al fregar, al lavarse los dientes y las manos, en la ducha o en el baño, etc.), hecho que provoca que al cabo del mes se pueda disparar la factura del agua. De ahí que haya que controlar estas situaciones para no desperdiciar agua.

Por otro lado, tirar de la cisterna con frecuencia es otro de los factores que inciden en el incremento de la factura del agua al cabo del mes. Una de las posibles soluciones consiste en instalar en el baño cisternas de doble descarga. Este tipo de cisternas permiten vaciar la mitad o toda la capacidad de la cisterna de acuerdo con el uso que se haga de la misma.

Si en casa disponemos de jardín es muy probable que el consumo de agua también se dispare un poco. En este caso, lo ideal sería instalar en la vivienda un sistema de riego automático. Se puede programar en qué momento del día y durante el tiempo que se desee.

Energía eléctrica

En los últimos años estamos asistiendo a un incremento considerable en la factura de la luz. Un aumento que está llevando que muchas familias incorporen una serie de medidas para el ahorro en el hogar.

El aire acondicionado, por ejemplo, es uno de los elementos que más energía consume al cabo del día. Mantenerlo encendido durante determinadas horas, abrir las ventanas o aprovechar el uso de cortinas y alfombras pueden hacer que se ahorre en el consumo de este aparato.

 

A todo esto habría que añadir la posibilidad de utilizar electrodomésticos de bajo consumo y bombillas LED. La diferencia en consumo entre un electrodoméstico más eficiente y el menos puede llegar a ser de hasta el 80%. En este sentido, el frigorífico puede llegar a suponer un 30% de la factura de la luz, de ahí que haya que controlarlo más.

Gas

La factura del gas es otro de los elementos que las familias tienen en cuenta a la hora de ahorrar en casa. Piensa en estrategias para calentar la casa de forma inteligente y reducir el consumo de la calefacción en invierno incluso poner un termómetro en cada estancia de la vivienda, por ejemplo. Además, tanto en verano como en invierno se aprovecha mucho más la temperatura ambiental abriendo y cerrando ventanas para así dejar entrar la luz del sol de manera natural.

 

Elegir los proveedores de energía más económicos para los suministros del hogar permitiría ahorrar más de 1.300 euros al año en una familia media. De ahí que en muchas ocasiones resulte más que interesante comparar las ofertas y las promociones de las empresas suministradoras de luz, agua y gas.

Es necesario resaltar que no todos los hogares requieren del mismo contrato en los suministros de energía. Todo dependerá del número de miembros que componen la familia, sus hábitos y necesidades, las dimensiones de la casa, etc.

Pero, al mismo tiempo, seleccionar la mejor oferta de energía en función de nuestras necesidades no supone una garantía de ahorro si hacemos un mal uso en casa. Por esta razón es por la que siempre deberemos tener en cuenta los trucos anteriormente mencionados.

Ahorro en las compras para el hogar

Buena parte de nuestro presupuesto mensual se va en las compras. Es evidente que hay una serie de gastos que son fijos, pero lo cierto es que en muchas ocasiones realizamos compras adicionales que no son del todo punto necesarias. A este respecto conviene detallar algunos consejos para ahorrar en el hogar.

  • No dejarse llevar por la publicidad
  • Comparar calidad y precio entre los supermercados más próximos teniendo en cuenta los gustos al hacer compras
  • Buscar siempre los mejores descuentos acudiendo a las marcas blancas
  • Hacer una lista de las cosas que se desean antes de salir a comprar
  • Saber y comparar los diferentes precios para sacar provecho de la competencia
  • Conocer la calidad y las características de los productos que nos ofrecen las marcas
  • Utilizar de manera inteligente los cupones de descuento
  • Comprar, en la medida de lo posible, alimentos que cocinemos nosotros mismos y no productos manufacturados o congelados
  • Analizar las condiciones de las tarjetas de fidelización de los supermercados
  • Comprar por volumen
  • Marcar un precio máximo semanal

En definitiva, buena parte de nuestro presupuesto mensual se va precisamente en el pago de energía o en las compras. Dos aspectos que debemos controlar para disponer de un mayor ahorro en el hogar. Además, contar con un seguro multirriesgo del hogar ayudará a proteger tu casa y ahorrar en reparaciones o cualquier imprevisto que pueda ocurrir en tu vivienda.