Era uno de esos hechos que se denominan 'vox populi', todo el mundo los daba por hechos, pero hasta ahora no han comenzado a salir las pruebas: Canal Nou era una 'merienda de negros' en la que algunos invitados 'comían a dos carrillos'. Los contratos, 'milagrosamente', han comenzado a ver la luz cuando desde la Generalitat se dice que no hay dinero para sostener los puestos de trabajo, que hay que cerrarla porque no se pueden cerrar colegios u hospitales para mantener una televisión pública..., pero se mantiene un silencio espeso sobre los datos que pudieran explicar cómo la empresa ha llegado a su actual situación, qué se ha hecho para que una televisión autonómica llegara a amasar una deuda superior a los 1.200 millones de euros.

José Luis Moreno hacía magia con sus programas
Josep Moreno, portavoz socialista en la Comisión de Control de la Radio Televisión Valenciana (RTVV) en Les Corts, que ha tenido acceso a esos contratos, hablaba para ELPLURAL.COM de "contratos escandalosos" que explican "el saqueo que se ha vivido en una televisión pública donde se pagaban por encima de dos millones de euros por programas que no llegaban ni a una hora".

A lo que se refiere el diputado del PSPV con este ejemplo era a un programa que se firmó por parte de la dirección de Canal Nou con el ventrílocuo y productor José Luis Moreno al que se le pagaron, a través de su productora, Adriática, “2.025.770 euros más IVA por un programa que se llamaba ‘Planta 25’ de hace seis años, y que constaba de 58 capítulos, de los cuales nadie se acuerda por eran de poca duración y se programaban en horarios sin sentido, pero por los que pagaron el mismo importe por el que se han adjudicado en estos momentos 487 horas de magacines, concursos y programas de ‘prime time’ divulgativos”.

Fragmento del contrato entre Canal Nou y José Luis Moreno al que ha tenido acceso ELPLURAL.COM Fragmento del contrato entre Canal Nou y José Luis Moreno al que ha tenido acceso ELPLURAL.COM



Sobrecostes por programas que hacen dudar del 'negocio' y del destino del dinero, por lo que se está pidiendo una comisión de investigación en el parlamento valenciano. Pero que también venían a ser reflejo del dispendio y sin sentido con el que se manejaba el dinero público. Algo que quedaba muy claro en los contratos que se firmaban con supuestas 'estrellas mediáticas'.

La cara telebasura
El ejemplo más claro lo podía suponer el ínclito Jesús Pérez Mariñas, que había encontrado en Canal Nou una verdadera mina de oro. El 'periodista' era, como quizás se recuerde, una de las 'estrellas' del que fue quizás primer gran boom de la telebasura del famoseo autoalimentado, el programa 'Tómbola'. Aquella tómbola para Mariñas y otros daba premio seguro edición semanal tras edición semanal. En concreto 6.000 euros por programa.

Pero es que Mariñas, además, recibía 1.000 euros por cada participación en 'las tertulias' de un programa diario, 'Matí, matí'. Aplicando las matemáticas, esto significaba 5.000 euros semanales, 20.000 al mes, que sumados a los 24.000 que percibía por su participación en 'Tómbola' aseguraban a Mariñas 44.000 euros mensuales. Todo esto, claro, con los gastos pagados.

Cláusulas de uno de los contratos de Mariñas con Canal Nou Cláusulas de uno de los contratos de Mariñas con Canal Nou



Los sueldos-soborno de Carlos Dávila y los viajes 'de lujo' a las tertulias de Isabel Durán
No era el único, ya decimos. María Abradelo, según los contratos que se han filtrado, percibía en 2002 un total de 270.000 euros más IVA por presentar programas sin especificar, en el momento en el que a los presentadores de plantilla se les pagaban sueldos que oscilaban entre los 2.000 y los 3.000 euros.

Aunque quizás más llamativos resulten aún los pagos que se hacían para la realización de programas y tertulias... 'políticas'. Así, Josep Moreno habla de que “se han encontrado recientemente pruebas de los sobornos que se pagaban a periodistas en forma de sueldos extraordinarios, como los 6.000 euros que recibía Carlos Dávila por presentar un programa, o los viajes en ‘bussines class’ que hacían los invitados a la tertulia de Isabel Durán con todo pagado”.

Pagos extras en hoteles por 1.666 euros, y nocheviejas en Miami
Los directivos de Canal Nou mostraban, además, que ponían en práctica el clásico refrán de que la caridad bien entendida empieza por uno mismo. Y es que entre la documentación que se ha conocido figuran facturas por las que se ha conocido que quien ejerció de directo de Radio Nou cargó a la empresa extras de un hotel en Alicante que sumaron 1.666 euros, mientras que un directivo de programación, Víctor Llanes, no dudó, como señala el portavoz del PSPV en el parlamento "en cargar a la subdirección económica de RTVV una estancia en un hotel de Miami entre el 29 de diciembre y el 2 de enero del año 2000".

Millones de euros gastados sin control en una televisión pública al servicio de unos programas cutres y la manipulación política que han llevado a quienes han dado a conocer estos contratos a decir que "pensamos que todo esto es sólo la punta del iceberg de las pruebas que explican los 1.200 millones desaparecidos de RTVV y por eso hemos pedido una comisión de investigación".