Nada cambia. Tras las victorias de Real Madrid y Atlético el pasado sábado (frente al Málaga y el Espanyol, respectivamente) y la victoria del Barça frente al Osasuna, la liga se pone más caliente que nunca ante la inminencia del gran clásico de la Liga Española: Real Madrid-F.C. Barcelona.



No lo tuvo fácil el Real Madrid frente a un Málaga que se resistía a dar la victoria al líder de la liga y, como se puede leer aquí, gran favorito según las casas de apuestas para llevarse el título. Los blancos no se encontraron cómodos y pese a que la banda izquierda dio múltiples oportunidades no fueron capaces de aprovecharlo, hasta la llegada de Cristiano Ronaldo que, una vez más, se encargó de dar al equipo el empujón que necesitaba. No obstante, el Madrid deberá perfilar algunos aspectos de su juego si quiere hacerse con el título de liga para el que, todo hay que decirlo, sigue siendo favorito.



Tampoco pintó bien el partido del Atlético frente al Espanyol, en el que, por momentos, los hinchas colchoneros veían como la liga se les iba de las manos una vez más. Como en el caso anterior, fue su estrella (Diego Costa) quien se encargó de conseguir la victoria. El equipo del Cholo Simeone trata por todos los medios de mantener el nivel que le ha metido entre las mejores apuestas de betfair durante la presente temporada, pero la falta de concentración le puede jugar una mala pasada, algo que parece afectar menos a sus rivales directos. El Atlético no puede perdonar ni una sola oportunidad. Y en Manzanares lo saben.



Más de lo mismo para el Barça, pese a que ellos apabullaron a Osasuna sin piedad con un clamoroso 7-0. Los últimos tumbos del equipo catalán les han constado el liderato de la liga (Que mantuvieron durante buena parte de la temporada) y les ha relegado a la tercera posición de la tabla, a 4 puntos del Real Madrid. Tendrán que recuperar su mejor forma, y rápido.

Todo apunta a que el clásico de la próxima jornada será uno de esos que se recuerdan, no sólo por ver de nuevo a Madrid y Barça frente a frente (algo que siempre es interesante), sino porque una victoria o derrote pude sentenciar el curso de la liga: Para el Madrid librarse de uno de los partidos más difíciles de la temporada y mantener unos números para merecer el título. Para el Barça la posibilidad de arañar 3 puntos y rozar el ansiado campeonato.

Esto está que arde.