Una personas deposita su voto en el Instituto Frederic Mompou de la poblacion de Sant Viçenc dels Horts (Barcelona) en la mesa presidida por el presidente de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), Oriol Junqueras. EFE Una personas deposita su voto en el Instituto Frederic Mompou de la poblacion de Sant Viçenc dels Horts (Barcelona) en la mesa presidida por el presidente de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), Oriol Junqueras. EFE



El prestigioso semanario británico The Economist lo tiene claro: "Let them vote" ("Déjales votar"). Es el mensaje que lanza a Mariano Rajoy sobre la situación en Cataluña en un editorial publicado este viernes. "Cuando una región tiene una reconocible identidad cultural, étnica o lingüística, rechazar que se permita el voto es perverso", asegura y continúa: "Habría sido malo forzar a Eslovaquia permanecer en Checoslovaquia o Kosovo en Serbia, como sería malo obligar a Flandes permanecer en Bélgica, a Quebec quedarse en Canadá o a Escocia seguir siendo británica si una clara mayoría de votantes prefiere la independencia".

El rotativo, sin embargo, no pretende apoyar el independentismo catalán sino todo lo contrario. En su argumentación explica que se trata de una cuestión "práctica" y asegura que el referéndum sería la manera de parar el soberanismo.

Cree que con sus negativas continuas, el Ejecutivo no está más que "ayudando" a los separatistas y alerta del peligro de que el nacionalismo crezca en Cataluña. Asimismo reclama una reforma constitucional que permita el federalismo al estilo alemán. "Con un gobierno imaginativo en el centro, Catalunya podría votar quedarse con España", subraya.

The Economist aboga por una solución similar a la de Escocia, aunque subraya las notables diferencias entre Escocia y Cataluña porque ésta tiene más peso en el conjunto de España. Además, recuerda, hay más nacionalidades y cita el caso del País Vasco y Galicia. "La independencia de Catalunya pondría en serio riesgo la propia existencia de España", sentencia.