El Partido Socialista sigue ocupando la centralidad política en el mapa de las preferencias electorales de los andaluces. Es uno de las conclusiones que se desprende de las respuestas dadas por los ciudadanos en la encuesta del CIS a la pregunta de con quién desearían que pactara Susana Díaz para gobernar: exactamente el mismo porcentaje de encuestados (un 17 por ciento) preferirían que fuera tanto con Podemos como con Ciudadanos. El dato certifica que los andaluces otorgan al PSOE la misma capacidad de pactar hacia su izquierda y hacia su derecha, aunque ello, a su vez, obliga al partido que dirige Susana Díaz a hilar especialmente fino a la hora de llegar a acuerdos. El 26,4 por ciento de los andaluces apoya un Gobierno del PSOE en solitario, mientras que un 17,1 prefiere uno de coalición del PSOE con Podemos y otro 17,0 por ciento se decanta por uno de coalición entre los socialistas y Ciudadanos, según la encuesta postelectoral de las Elecciones Autonómicas de Andalucía elaborada por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), que un 75 por ciento de los andaluces volverían a votar lo mismo que el pasado 22 de marzo si hubiera de nuevo elecciones. Sorprendentemente, la encuesta no pregunta por el hecho político más relevante desde que se celebraron las elecciones: el bloqueo de la investidura de Susana Díaz. Se trata, sin duda, de una situación novedosa que seguramente no figura en el histórico de las encuestas del CIS, pero los más de dos meses de bloqueo institucional habrían merecido que se interrogara sobre ello a los andaluces: a qué lo atribuyen, en qué medida culpan a cada partido... UN APROBADO Y CINCO SUSPENSOS Los resultados del sondeo hecho público este miércoles señalan que los andaluces sólo aprueban a la presidenta en funciones de la Junta, Susana Díaz, que obtiene una nota media de cinco puntos sobre 10. Por detrás de ella, el siguiente que obtiene mejor puntuación es el coordinador general de IULV-CA, Antonio Maíllo, que obtiene 4,01 puntos sobre diez. La secretaria general de Podemos en Andalucía, Teresa Rodríguez, saca 3,98 puntos y Juan Marín, el parlamentario de Ciudadanos, 3,85 puntos; mientras que el presidente de PP-A, Juanma Moreno, por su parte, obtiene 3,56 puntos sobre diez, y el que fuera candidato de UPyD, Martín de la Herrán, 3,26 puntos.
Una gran mayoría de los andaluces está de acuerdo o muy de acuerdo con que los políticos en el poder siempre buscan sus intereses personales y que no se preocupan mucho de la gente. UNA CAMPAÑA POCO INTERESANTE El 53,3 por ciento de los andaluces afirma que tuvo poco o ningún interés en la campaña electoral para las elecciones del pasado 22 de marzo; mientras que un 26,1 por ciento mostró bastante interés y un 10,2 por ciento, mucho. En cualquier caso, el 55,1 por ciento de los encuestados señala que la misma no le sirvió nada para decidir su voto. Además, el 69,3 por ciento dice que tenía su voto decidido desde hacía bastante tiempo antes del inicio de la campaña. La encuesta del CIS también refleja los motivos de los andaluces que no acudieron a las urnas el pasado 22 de marzo y entre los motivos más esgrimidos están que no hubiera ninguna alternativa que le satisficiera (28,9 por ciento); que está harto de la política y las elecciones (20,9 por ciento); o que da lo mismo votar que no votar porque no sirve para nada (19,6 por ciento). Otro 12,9 por ciento afirma que ningún partido le inspiraba confianza. Por otro lado, para un 33,6 por ciento de los andaluces la razón principal que le llevó a votar a una opción política fue que era quien mejor representaba las ideas e intereses de la gente; otro 19,1 por ciento afirma que la razón para votar a un partido fue que era la fuerza que mejor defiende los intereses de Andalucía y un 14,1 por ciento señala que la razón para votar a una formación en concreto es que siempre le vota. Independientemente de la opción votada por cada uno, el 36 por ciento cree que los resultados de las elecciones son muy positivos o más bien positivos para el futuro de Andalucía, mientras que el 35,7 por ciento los califica muy negativamente o más bien negativamente. SUSPENSO A LA ECONOMÍA... En cuanto a la valoración de la situación económica de la región, un 71,5 por ciento la considera mala o muy mala; el 25,4 por ciento la ve regular y solo un 1,9 por ciento la califica de buena o muy buena. La valoración de la economía española no es mucho mejor y el 72,3 por ciento de los andaluces la ve mala o muy mala; un 24,1 por ciento la considera regular y un 2,2 por ciento, buena. Con respecto a la situación política actual de Andalucía, un 62,4 por ciento la califica de mala o muy mala; un 26,9 por ciento, de regular, y un 5,4 por ciento, de buena o muy buena. Por su parte, la situación política a nivel nacional es mala o muy mala para el 69,6 por ciento de los andaluces, regular para el 22,2 por ciento y buena o muy buena para el 3,2 por ciento. En lo que se refiere a su situación económica personal, para el por 47,5 por ciento de los andaluces es regular; para el 26,1 por ciento es mala o muy mala; y el 25,9 por ciento la considera buena o muy buena. Sin embargo, entre los encuestados que trabajan, el 78,1 por ciento ve poco o nada probable que pierda su empleo en el próximo año y el 15,3 por ciento lo ve bastante o muy probable. ...Y SUSPENSO A LA POLÍTICA Por su parte, el 55,6 por ciento de los encuestados en situación de desempleo no recibe ningún tipo de prestación o subsidio por ello; además, el 59,2 por ciento ve poco o nada probable encontrar trabajo durante el próximo año. Preguntados por la actuación de la Junta durante la última legislatura, el 43,0 por ciento la ve regular, el 75,4 la considera mala o muy mala y el 9,1 por ciento, buena o muy buena. Además, el 38,7 por ciento cree que si el PP hubiera estado al frente del Gobierno andaluz en la pasada legislatura lo habría hecho peor que el PSOE; un 36,3 por ciento piensa que lo habría hecho igual y un 11,3 por ciento cree que mejor. Preguntados por algunas materias de gestión en concreto, un 47 por ciento cree que la labor de la Administración regional en torno a la Sanidad ha sido mala o muy mala; y un 31,6 por ciento, regular. En cuando a la educación, 41,6 por ciento ve mala o muy mala la labor de la Junta y un 37,2 por ciento, regular. Para un 54,3 por ciento la labor en materia de vivienda también ha sido mala o muy mala. Al respecto de la política del Gobierno central, el 55,3 por ciento de los encuestados la califica de mala o muy mala; el 31,5 por ciento, de regular y el 9,2 por ciento, de buena o muy buena; mientras que la actuación del Ejecutivo de Mariano Rajoy con Andalucía, es valorada por un 61,3 por ciento como más bien desfavorable y un 6,4 por ciento la ve más bien favorable.