La Diputación de Málaga es un importante centro de poder político. Este mandato ha sido gobernado por el Partido Popular tras un periodo de ejecutivos provinciales socialistas. De la importancia del ente provincial da fe el hecho de que su actual inquilino sea Elías Bendodo, portavoz del PP andaluz, presidente del partido a nivel provincial, hombre que impulsó la operación de elección de Moreno Bonilla y muy ligado a Javier Arenas. Los socialistas van a desalojar, solos o mediante acuerdos con otra fuerzas, a muchos alcaldes del PP en grandes ciudades de Málaga. La diputación sería la operación de la cuadratura del círculo.

Último reducto del poder municipal del PP
Por ello los populares,tras perder el poder municipal omnímodo del que gozaban, se aferran a la Diputación como último reducto,  junto al ayuntamiento de la capital en precario, de su influencia política. El Partido Popular malagueño sale fuertemente debilitado y tocada tras las elecciones municipales. Perder la Diputación también sería no solo un drama sino una fuente de conflictos internos que, de todas formas, ya se avecinan. A nadie se le escapa que la Diputación en manos del PP de nuevo serviría de asilo político para quienes mañana pasarán del poder relevante local a la condición de ex alcaldes y ex alcaldesas.

Rumores y nervios en el PP
Consciente de ello y para rematar una faena de aliño por los buenos resultados el PSOE (alcaldías de Marbella, Vélez, Torremolinos, Benalmádena, Rincón y posibles como Nerja) busca acuerdos con Ciudadanos, IU y los afines a Podemos para tomar también el gobierno de la Diputación. Rumores hay de todo tipo pero lo cierto es que negociar se negocia y todo está abierto. A diferencia de Cádiz, las relaciones entre PSOE, IU y Podemos son buenas y además es el propio Francisco Conejo el muñidor de esos acuerdos. Las relaciones con Ciudadanos también son fluidas y correctas. A C's le podría interesar un acuerdo para el cambio en Diputación y así debilitar el poder provincial del PP que, al fin y a la postre, será su enemigo político directo "a futuro" y de manera inmediata en las elecciones generales. Entre los populares hay algo más que nervios y contestación interna por los malos resultados y por la pésima gestión realizada en acuerdos, o mejor expresado en "no acuerdos" conseguidos.

Ciudadanos y la imagen de derechas en Málaga
Tras el apoyo de la marca de Albert Rivera al PP de Málaga que ha hecho posible que Francisco de la Torre sea de nuevo su alcalde, Ciudadanos quiere lavarse la mancha de quedar estigmatizada como una formación cercana al PP y con clara connotaciones de derechas. Si Ciudadanos apoya al PP en la Diputación como ha hecho en el ayuntamiento de la capital, quedará registrado en el electorado como muleta de la derecha. Esa es otra razón que no solo en Málaga sino en la dirección nacional se está estudiando para definir el sentido del voto. En la balanza a favor de inclinarse hacia el PSOE cuenta el hecho de que los socialistas, a diferencia del resto de fuerzas, llevan mucho tiempo trabajando en un programa provincial claro,contundente y asequible para su realización. Mucha transparencia, participación y gestión para los pequeños y medianos municipios es lo que rezuma dicho programa confeccionado junto a especialistas en cada materia.



Los socialistas "darán la batalla" por Diputación
Hoy el secretario general del PSOE de Málaga, Miguel Ángel Heredia, ha sido muy claro: Los socialistas van a por la Diputación. Heredia ha asegurado que su formación va "a dar la batalla" por la presidencia de la Diputación de Málaga, para lo que necesitaría el apoyo de IU, Ciudadanos (C's) y Málaga Ahora (donde está integrado Podemos), ya que la lista más votada fue el PP.

Un proyecto de cambio en la provincia
Heredia, que ha presidido hoy un comité provincial extraordinario del PSOE, ha indicado durante su intervención que su "proyecto de cambio para la Diputación está encima de la mesa" y que "las sillas para el diálogo están ocupadas por el resto de las formaciones políticas que representan el cambio". El líder socialista ha manifestado que su formación está "dialogando con las ideas claras, porque el tiempo nuevo arranca tras la constitución de los Ayuntamientos" y ha hecho hincapié en que no renuncian "al cambio ni desde el Gobierno ni desde la alternativa tampoco en la Diputación".

Correlación de fuerzas
Durante le ejecutiva Heredia ha presentado la propuesta de como candidato a la presidencia de la Diputación de Francisco Conejo (actual portavoz de la formación en el ente supramunicipal) que ha sido apoyada por unanimidad. En las elecciones del 24 de mayo la lista más votada de la Diputación de Málaga fue la del PP que obtuvo 15 diputados, le sigue el PSOE con 11, por lo que para gobernar necesitaría el apoyo de los 2 que consiguió IU, los dos de Ciudadanos y el de Málaga Ahora que solo logró un representante.

Un PP "sectario" en la Diputación
"El PP ha mostrado su cara más sectaria y menos dialogante en la Diputación de Málaga", ha criticado Heredia al tiempo que ha lamentado que el actual presidente en funciones, Elías Bendodo (PP), "ha abandonado a los pequeños y medianos municipios a favor de las grandes ciudades por claros motivos electoralistas afortunadamente no le han dado los réditos que esperaba". Las negociaciones, subterráneas y a varias bandas, pueden deparar cualquier resultado. Nervios e inquietud en los populares son las consecuencias a día de hoy.