Pocos días antes de que Alcaldía haya adquirido su nuevo Citröen C5, el Ayuntamiento de Macael ha tenido que aprobar en Pleno la firma de un crédito de 5,9 millones de euros para poder satisfacer las deudas que arrastra con sus proveedores. Además, el Ayuntamiento les adeuda a sus propios trabajadores “un número considerable de nóminas”, según denuncia Zúñiga, quien recuerda también que hace pocos meses “se tuvo que aplicar un Expediente de Regulación Temporal de Empleo, reduciéndoles la jornada laboral en dos horas y media a 54 trabajadores “.

“El dinero con el que ha comprado el vehículo no es suyo, sino del pueblo”
El portavoz socialista considera que el alcalde tiene el deber de darles una explicación “primero a los trabajadores municipales, pero también a todos los ciudadanos de Macael”, porque “el dinero con el que ha comprado el vehículo no es suyo, sino del pueblo” y porque “les está pidiendo sacrificios a los ciudadanos, pero los cargos públicos del PP siguen sin aplicarse la austeridad que tanto pregonan”. “Parece que el argumento les sirve para unas cosas, pero no para otras”, ha añadido.

Sorpresa por la compra
Según explica Zúñiga, la compra del vehículo “ha cogido por sorpresa a todo el mundo”, incluidos los concejales socialistas. “Nosotros habíamos oído comentarios de algunos ciudadanos sobre la existencia de un vehículo nuevo, pero no teníamos constancia”, ha dicho: “La confirmación la tuvimos cuando CSIF denunció lo ocurrido y, el mismo jueves por la tarde, le preguntamos al alcalde, quien admitió la compra del coche, sin dar más detalles”.