“¡Dejadme llorar! el genocidio olvidado” es un documental dirigido por Jordi Gordon que aborda la brutal represión que desató el régimen franquista en Córdoba y su provincia. Fue presentado este lunes en Córdoba. Inicialmente el acto iba a desarrollarse en el Teatro Góngora de la capital. Las previsiones fallaron al alza y el espacio se quedaba pequeño. Ante ello tuvo que ser modificado el lugar y trasladarse al Gran Teatro de Córdoba. Más de 700 personas, en su mayoría familiares y víctimas de la Guerra Civil de esta ciudad, abarrotaron el aforo. El colofón del acto contó con la participación del magistrado Baltasar Garzón.

Terrible depresión en Córdoba
El documental recoge los testimonios de los últimos testigos directos y de las familias víctimas del franquismo, al tiempo que da voz al historiador Francisco Moreno Gómez. En su relato desgrana algunos de los hechos más terribles de la represión, fruto de más de 35 años de investigación. Este corto, que tiene una duración de quince minutos, es el avance del documental sobre el genocidio cordobés, ya en fase de grabación y montaje que está previsto finalizar en primavera. En el programa se desgranan algunos de los hechos más terribles de la represión, fruto de más de 35 años de investigación.

Dramas humanos
Las historias de las víctimas hablan del sufrimiento, la marginación, la represión y el terror con la que tuvieron que vivir los hijos y las familias de los asesinados, desaparecidos y perseguidos a lo largo de 40 años. Toda una vida privados de sus derechos, incluido el de la memoria y el de llorar y enterrar a sus seres queridos. Todos ellos reconocidos por la ONU y las instituciones de Derechos Humanos, que la democracia tampoco ha restaurado.

Después de la proyección, tuvo lugar un debate abierto a todos los asistentes con la intervención de miembros de la UGT, "Foro por la Memoria de Córdoba y la Plataforma por la Comisión de la Verdad.