El fiscal del caso Troya contra la corrupción en el Ayuntamiento de Alhaurín el Grande (Málaga) ha agravado el papel del alcalde Juan Martín Serón en la trama de corrupción investigada al considerar que era quien "ordenaba" exigir dinero a los promotores por conceder licencias urbanísticas. Esta información publicada hoy en El País/Andalucía, indica que su situación jurídica empeora en esta parte final del juicio, ya que el fiscal Juan Calvo Rubio defendía inicialmente que Martín Serón sólo consentía una situación de corrupción urbanística. El juicio quedó ayer visto para sentencia.

13 delitos de cohecho
Martín Serón y su edil de Urbanismo, Gregorio Guerra, ambos del PP, se enfrentan a una petición fiscal de multa de dos millones de euros e inhabilitación durante tres años y nueve meses por 13 delitos de cohecho. Sus defensas piden la absolución.

Una trama que funcionó entre 2002 y 2oo6
Según el diario de Prisa, el representante del Ministerio Públlico coloca a ambos ediles al frente de una trama que funcionó entre 2002 y 2006 para enriquecerse de forma ilícita. El fiscal sostiene que solicitaron y admitieron pagos por realizar actos propios del cargo y especifica que no se ha demostrado que esos permisos fueran ilegales.

20 procesados
La vista comenzó el 22 de septiembre con 20 procesados. Hace apenas dos semanas que el fiscal retiró la acusación contra 18 de ellos -16 empresarios y dos técnicos municipales- al modificar el tipo de cohecho que se les aplicaba.

Cambios
Carlos Larrañaga, abogado del regidor, aseguró ayer que estos cambios les han impedido defenderse por no saber exactamente los hechos imputados. "El fiscal habla de una supuesta trama de engaño, pero aquí nadie ha declarado que se haya sentido estafado", recalcó.

"Somos plenamente inocentes"
Más de 15 procesados a los que se les retiró la acusación acompañaron ayer a los dos únicos implicados. "Somos plenamente inocentes", dijo el alcalde Martín Serón al tribunal cuando le pidieron si quería añadir una última palabra. "Todo el daño que se ha hecho a nuestro pueblo, a nuestras familias, a todo nuestro entorno, sólo podrá ser reparado con una sentencia absolutoria", añadió.

Un decreto de aceptación
El alcalde habló de los patrocinos y donaciones que se hacen a los ayuntamientos. "Son de obligado cumplimiento, cuando alguien quiere hacer una donación, no nos queda más remedio que hacer un decreto de aceptación", explicó. "Son para el bien público, nunca para nuestro beneficio personal y esa acusación no se ha llegado a demostrar de ninguna forma", insistió.