Política

“Si los mecanismos de defensa del orden constitucional no funcionan, por acción u omisión, entonces...”

Un general en la reserva llama al golpe de Estado en defensa de la unidad de España: reclama que los tanques intervengan en Cataluña aún saltando por encima de la Constitución y del Gobierno

0
Jue, 28 Feb 2013

Imagen de Voz Digital de la despedida de Chicharo (4º por la izquierda) en diciembre de 2010. De izquierda a derecha: general Ceña, contraalmirante Zumalacárregui, el subdelegado del Gobiern en Cádz, Sebastián Saucedo, el comandante general de Infantería de Marina, Juan Antonio Chicharro, el almirante Muñoz Delgado y el general Bermudo Fuente: Ignacion Casas de Ciria



El general de división de la reserva Juan Antonio Chicharro reclama defender la unidad de España con todas las fuerzas, incluida la intervención militar en Cataluña, aunque para ello tenga que saltarse la Constitución y pasar por encima del Gobierno, que es el único que, en última instancia, podría tomar esta decisión. S
egún recoge el diario El País, esta última andanada protagonizada por un militar contra Cataluña, ocurrió el el pasado 6 de febrero en acto organizado por el club de militares retirados Gran Peña, de Madrid. Compartió ponencia con el presidente de la Sala de lo Militar del Supremo, Ángel Calderón, el rector de la Universidad Rey Juan Carlos, Pedro González-Trevijano, y el magistrado y director de la Revista Jurídica Militar, José Antonio Fernández Rodera, como moderador.

Se autoproclama portavoz de un Ejército preocupado y confuso
"La patria es anterior y más importante que la democracia. El patriotismo es un sentimiento y la Constitución no es más que una ley", argumentó para justificar su posición. Según el relato de El País, aseguró que no habría participado en el acto si no fuera por la actual “ofensiva separatista-secesionista”. Así se erigió en portavoz de las Fuerzas Armadas y dijo que en el Ejército “hay un sentimiento generalizado de preocupación, temor, incertidumbre y confusión”.

Antes la unidad de España que la subordinación al Gobierno
Aunque reprochó a los nacionalistas que busquen una interpretación tergiversada de la Carta Magna, se aventuró a ofrecer la suya llegando a justificar, siempre en condicional, u golpe de Estado. El problema se produciría, dijo, “si los responsables de la defensa de la Constitución no se comportaran como su función requiere”. Y ello le llevó a preguntarse “cuál es el rango normativo del título preliminar de la Constitución”. No terminó por concretarlo pero dejó claro a los asistentes que prima la unidad de España frente a la subordinación de las Fuerzas Armadas al Gobierno.

La normativa y la praxis
En este sentido planteó la hipótesis de qué pasaría si el PP perdiera la mayoría absoluta y los nacionalistas exigieran a cambio de su apoyo la reforma del artículo 2 de la Constitución sobre la unidad indisoluble de la Nación española. “¿Qué hacen entonces las Fuerzas Armadas?”, se preguntó. No dio ninguna respuesta. O tal vez sí, porque agregó enigmáticamente: “Una cosa es la normativa y otra la praxis”.

Entonces... ¿golpe de Estado?
“Si los mecanismos de defensa del orden constitucional no funcionan, por acción u omisión, entonces...”. Tal sugerencia despertó una ovación del público salpicada de gritos  “¡Bravo! ¡Bravo!”.

Trevijano planta cara
El único que le plantó cara fue el catedrático el catedrático González-Trevijano quien advirtió de que "la alternativa a la Constitución es un suicidio colectivo”

En defensa de Mena
Chicharo también salió en defensa del general José Mena, quien fue el primer militar que reclamó la intervención del Ejército en Cataluña, en enero de 2006 durante la Pascua militar. Consideró injusta su destitución.

Sometido a la disciplina militar
Chicharro se retiró en 2010 pero sigue sometido a la disciplina militar, que castiga a quien "exprese públicamente opiniones que supongan infracción del deber de neutralidad en relación con las diversas opciones políticas o sindicales". Por cierto, que el general Mena fue castigado de inmediato por el entonces ministro de Defensa, José Bono -por cierto, muy poco amigo del nacionalismo catalán-. ¿Hará lo mismo el ministro actual Pedro Morenés? Todavía estamos esperando que tome algún tipo de medida contra el coronel Francisco Alamán, un franquista orgulloso de serlo, que también reclamó la intervención militar en Cataluña el pasado mes de agosto.

 

Marisu Moreno es subdirectora de elplural.com