Política

La corrupción en el PP alarma a Estados Unidos: Bárcenas hunde la marca España

El embajador americano pide a España actuar de forma "agresiva" contra la corrupción

2
Jue, 31 Ene 2013

El embajador de Estados Unidos en Madrid, Alan D. Solomont. EFE/Archivo El embajador de Estados Unidos en Madrid, Alan D. Solomont. EFE/Archivo



La explosión atómica del 'caso Bárcenas', con sus
millones en Suiza legalizados gracias a la amnistía fiscal del Gobierno del PP, y los supuestos pagos de sobresueldos en dinero negro a dirigentes del Partido Popular, comienza a tener una grave repercusión internacional. El embajador de Estados Unidos en España, Alan Solomont, participó hoy en un desayuno informativo organizado por Europa Press y se pronunció sobre el caso de corrupción que sacude al PP, aunque cumpliendo con su estatus diplomático no mencionó a este partido y habló de la corrupción en general.

Actuar de forma agresiva y rápida
Era imposible sustraerse al bombazo informativo del día: la portada de El País con el listado de la contabilidad 'B' del que fuera tesorero del PP durante casi 20 años. Alan Solomont se refirió a la corrupción en general y urgió al Gobierno español a actuar de manera "agresiva" y "rápida" contra la corrupción para "no minar la confianza del pueblo español". El embajador norteamericano aprovechó además para lanzar un elogio al pueblo español: "España no tiene nada de que avergonzarse. Se sobrepondrá a la adversidad", dijo.

Crítico con la política económica
El argumentario del Gobierno y del PP de que los inversores internacionales vuelven a confiar en España no encuentra base sólida en la que sostenerse. Los datos de la recesión y del paro, unidas a las noticias constantes de corrupción, han aumentado la incertidumbre sobre el futuro y la estabilidad política en España. El embajador norteamericano declaró esta mañana estar "preocupado por el clima de inversión en España", y añadió que el Gobierno de Rajoy tiene que realizar reformas inmediatas en los sectores de la propiedad intelectual y energía, porque en su opinión si no las acomete "corre el peligro de amenazar el crecimiento económico".

Además añadió que España tiene una excesiva regulación a la hora de crear empresas, trabas burocráticas que colocan al país en los peores lugares de los rankings internacionales.