Política

El Congreso aprueba la reforma constitucional para fijar un techo de gasto

Alta tensión en el hemiciclo, mientras algunos grupos se ausentaban y Llamazares mantenía un pulso con Bono

0
Vie, 2 Sep 2011

Minutos antes de que se iniciara la votación, se han vivido momentos de tensión, cuando el portavoz de Izquierda Unida, Gaspar Llamazares ha intentado vetar la votación, al afirmar desde su escaño que se trataba "de una tomadura de pelo", pero el presidente de la Cámara, José Bono, ha impedido su intervención.

Varios Grupos abandonan el hemiciclo
Los grupos minoritarios han mostrado su malestar y su oposición a la reforma en el debate que se ha desarrollado esta mañana sobre las 19 enmiendas admitidas por la Mesa del Congreso. Ninguna de sus propuestas ha sido aprobada por la Cámara durante la votación.

Los diputados de ERC, BNG, ICV y Nafarroa Bai han abandonado el hemiciclo antes de que comenzasen las votaciones. Gaspar Llamazares, en cambio, ha permanecido en la Sala para poder vetar una enmienda transaccional ofrecida a última hora a CiU por PSOE y PP. Los diputados de PNV y CiU, que se encontraban en la Cámara, no han votado.

Tres socialistas no votaron
Los diputados del PSOE José Antonio Pérez Tapias, Manuel de la Rocha y Juan Antonio Barrio de Penagos se ausentaron de la Sala, como muestra de disconformidad con la reforma,  según pudo constatar TVE.

PP y PSOE no consiguen el voto de CiU
PP y PSOE no consiguieron sumar el voto de CiU, con el que negociaron hasta el último momento, ya que Izquierda Unida vetó dos enmiendas transaccionales que ambos partidos mayoritarios ofrecían a los nacionalistas catalanes.

BNG criticó que se ceda al chantaje de los especuladores
Durante sus intervenciones, los grupos minoritarios han rechazado con duros alegatos la reforma. El BNG ha acusado al PP y la PSOE de "sacrificar la democracia, la soberanía popular y el autogobierno de las Comunidades Autónomas", al aceptar "el chantaje de los especuladores".

Una reforma de exclusión
Uxue Barkos, de Nafarroa Bai, ha calificado la reforma de la Constitución, tal y como la han llevado a cabo los dos principales partidos, de "absolutamente vergonzosa". "Es una reforma", ha dicho, "no de consenso, sino de exclusión".

Proteger la Constitución del PP y el PSOE
Una de las más duras críticas vino de la portavoz de UPyD, Rosa Díez, que acusó a los dos grandes partidos de "perpetrar" un ataque en toda regla contra la Carta Magna. "Hay que reformar la Constitución", ha dicho, "para protegerla de ustedes".

"¿Quiénes se creen ustedes que son?", preguntó desde la tribuna Díez, que acusó al PP y al PSOE de "expropiar la Constitución y la democracia española al negarnos a los restantes grupos el derecho a participar". La portavoz de UPyD anunció que supartido pedirá "amparo" ante el Tribunal Constitucional.

Una reforma "antidemocrática"
ERC calificó la reforma de "deleznable", además de "antidemocrática, antisocial y centralista". Se trata en su opinión de una modificación "ideológica, conservadora y de espíritu neocon" que sólo acarreará "mayores recortes sociales", según dijo Joan Ridao, que acusó a los populares y a los socialistas de llevar adelante "una reforma letal, un nuevo golpe de Estado constitucional".

IU: "Primero los bancos, después las personas"
IU-ICV mostró su "indignación" por la inadmisión de la enmienda que había presentado. Nuria Buenaventura criticó el procedimiento empleado que convierte, en su opinión, "la reforma en ilegítima e inconstitucional" y "una involución democrática", al poner en primer lugar a los bancos y después a las personas.

La ley del embudo
El diputado del PNV Josu Erkoreka,acusó a los dos grandes partidos de "manipular" las normas y los procedimientos y de llevar a cabo la modificación "en secreto y a puerta cerrada" negando al resto de las formaciones políticas y a los ciudadanos la más mínima participación. "Aplican la ley del embudo: la parte ancha para ustedes y la estrecha para los demás".