El verano, oficialmente, debería haber acabado el pasado 22 de septiembre o, al menos, ese es el día en que dimos la bienvenida a un otoño ficticio. Desde entonces, nos han acompañado temperaturas nada normales para la época del año que han ido acompañadas por una de las mayores sequias que recordamos en los últimos años.

Pero este miércoles todo va a cambiar. Tarde, sí, pero se puede decir que el otoño llega y con fuerza pues dejará en toda la Península y en Baleares temperaturas gélidas con la entrada de una ola de frio que proviene del ártico.

La masa de aire frio entrará el miércoles por el norte de la Península, conducida por vientos de componente norte, que provocarán la bajada generalizada de las temperaturas en todo el territorio salvo en Canarias. Sin olvidar fuertes heladas y una bajada considerable de la cota de nieve, según ha informado la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).

Temperaturas máximas de hoy en Península y Baleares. AEMET.


Además, está previsto que esta masa de aire frio continúe extendiéndose hacia el sur y el este y que afecte, ya desde el jueves, a toda la Península y Baleares, acompañada de una inestabilidad de la atmósfera que provocará nevadas en cotas relativamente bajas.

El frio nos acompañará hasta el domingo

Habrá que preparar en toda España la ropa de abrigo pues se espera que las bajas temperaturas, más típicas del invierno, nos acompañen como pronto hasta el próximo domingo.

Así, en los próximos días viviremos heladas generalizadas en buena parte del interior de España y las temperaturas descenderán, sobre todo durante la noche alcanzando hasta los cinco grados en las mesetas y zonas altas.

Temperaturas mínimas de hoy en Península y Baleares. AEMET

¿Llegará también la nieve?

Se esperan nevadas en los sistemas montañosos de la mitad norte que serán más persistentes en la Cordillera Cantábrica y Pirineos.

Las cotas de nieve pueden descender ocasionalmente hasta los 400-600 metros en el Cantábrico oriental y Pirineos, y hasta 700-900 metros en el resto de la mitad norte. En Baleares se pueden producir precipitaciones con cota de nieve ocasionalmente en el entorno de los 500 metros.

Es probable que a partir del domingo y durante los primeros días de la semana próxima la atmósfera se estabilice, con el cese de las precipitaciones y dando paso a un tiempo poco nuboso y con vientos flojos.

En estas condiciones las temperaturas nocturnas pueden descender aún más, con heladas fuertes, por debajo de los ocho grados, principalmente en zonas interiores de la mitad norte peninsular.