La Fiscalía de la Audiencia Nacional ha pedido un informe al Ministerio del Interior para que explique la filtración anticipada, a través de una nota informativa, de la operación que llevó a cabo la Guardia Civil contra el grupo de interlocutores de los presos de ETA. Cuando las Fuerzas de Seguridad procedieron a las detenciones, algunos de ellos se encontraban en ese momento destruyendo preubas.

Fuentes fiscales han informado de que el departamento que dirige Javier Zaragoza ha abierto diligencias informativas para estudiar si los hechos tienen relevancia penal y, para ello, se ha solicitado ese informe a Interior aunque desde la Fiscalía se cree que todo apunta a un error. Si finalmente se trata de un error, los hechos no revestirían relevancia penal, por lo que previsiblemente se acabará archivando este asunto.

El faisán del PP
El periodista José María Izquierdo, en la revista de prensa a los medios de la derecha que hace en la Cadena SER, se preguntaba con ironía esta mañana si Rubalcaba estaba detrás de este "incomprensible error de Interior" y reclamaba explicaciones inmediatas al ministro Jorge Fernández Díaz:
"Permítanme dos apuntes. Creo que el ministro, además de explicar el anuncio fallido, debería contar el porqué de la detención de unos abogados en su bufete, por muy abertzales que sean. Y tiene una cierta gracia, qué pequeño es el mundo, que el PP tenga ahora que enfrentar su propio caso Faisán".





Marhuenda, de camuflaje
La metedura de pata fue tan gorda que sólo el entusiasta Marhuenda se atrevió a camuflarla. Así, en portada, ni una sóla referencia al tema. Algo que sí recogía ABC, que hablaba en su primera del  "malestar en la Fiscalía por el anuncio precipitado de la redada". Y El Mundo, siempre ávido de atizar al Gobierno de Rajoy, que titulaba a toda página: "Los etarras destruyeron pruebas gracias al anuncio de Interior".