Ha sobrevivido políticamente al 14-M de 2004. Estuvo a punto de desaparecer definitivamente del escenario tras la derrota de marzo de 2008 y se salvó por los pelos y por el opaco Congreso de Valencia. Se empeñaron en liquidarlo -como gran jefe de la derecha- Pedro J. Ramírez, Esperanza Aguirre y el mismísimo José María Aznar. Se escabulló gracias a la crisis, que acabó siendo su tabla de salvación. Mientras, el Gobierno Zapatero se iba al garete.

Complot judicial
Consiguió salvarse también del caso Gürtel , porque funcionó en favor del PP un complot judicial, sin apenas precedentes –al menos desde la transición hasta nuestros días-, encargado de cepillarse ni más ni menos que al mundialmente célebre juez Garzón, instructor de la trama Gürtel. O sea, muerto el perro se acabó la rabia.

Impericia de los socialistas
A ello habría que añadir la increíble impericia de los socialistas que, gobernando y estando en el poder, cometieron errores muy graves. Uno de ellos, por ejemplo, se llama Carlos Dívar, más de derechas que Blas Piñar y Rouco Varela, juntos. Nombrar a Dívar presidente del Tribunal Supremo y del CGPJ sólo se le ocurre a quien asó la manteca.

Un pájaro de cuenta
Ahora, parece que el caso Brugal resucita, acompañado, por otra parte, de un grupo de empresarios valencianos que habrían pagado a Orange Merket por la organización de actos electorales del PP. Es decir, más Gürtel en la Comunidad Valenciana financiando al Partido Popular. También parece que haya resucitado la tensión entre la dirección nacional de los populares y su sucursal en Valencia. Francisco Camps está carbonizado y el otro Fabra, el actual jefe del PP valenciano, no sabe bien dónde se ha metido. Claro que este Fabra fue alumno, al menos, de Carlos Fabra, un pájaro de cuenta.

El paripé de la presidenta
La Audiencia de Madrid, entretanto, ha ordenado que se reabra el caso de los espías. No olvidemos que este affaire apunta directamente a Esperanza Aguirre y su entorno más inmediato. Puso en marcha la lideresa una comisión parlamentaria de investigación. Pero un impactante reguero de Gürtel se llevó por delante el paripé de la presidenta. Aguirre, recordemos, llegó a la Presidencia de la región madrileña merced a un pucherazo/tamayazo acerca del cual nunca más se supo. Un vez más, cierta Justicia miró hacia otro lado y se lavó las manos.

Contrataque en toda regla
¿Empieza a resquebrajarse el potentísimo PP. En todo caso, no conviene hacerse ilusiones, aunque sea pertinente otear de cuando en cuando el horizonte. ¿Le ocurre al PP que le pintan bastos, entre la Gürtel y los espías de Madrid? La capacidad de aguante de la derecha desborda cualquier elucubración. Pero todo esto que se le viene encima al PP sí debiera servir de acicate para un contraataque -en toda regla y persistente- del PSOE. Tome nota Rubalcaba. Y actúe en consecuencia. Jugar a la defensiva equivale, con frecuencia, a perder el partido. En cuanto a la crisis, Rajoy está, cada día que pasa, en caída libre. ¡Ojo!

Enric Sopena es director de ELPLURAL.COM