Jorge Vestrynge invitó a cenar hace unos días en su domicilio  a Luis Bárcenas y su mujer, Rosalía Iglesias, aunque según ha declarado el ex secretario general de Alianza Popular a ‘El Mundo’, a quien invitó fue a la mujer y el ex tesorero fue "en calidad de acompañante". La cita no deja de tener su punto surrealista, dada la trayectoria de Vestrynge, durante años el delfín de Fraga, y de Luis Bárcenas mucho menos mediático pero que llegó a tener un poder enorme dentro del PP.

Amistad con Rosalía
Jorge Verstrynge he declarado en más de una ocasión que es amigo de Rosalía Iglesias a quien ha elogiado públicamente, y también lo ha hecho en esta ocasión al periódico: "Rosalía es una gran persona. Fue mi secretaria en AP y luego trabajó gratis para mí durante unos meses. Le tengo mucha estima". La trayectoria de ambos es curiosa, dado que Vestrynge siempre fue un 'niño bien' que ha pasado de la extrema derecha -incluso en su juventud fue cercano a un grupo neonazi español- a la extrema izquierda, por Alianza Popular (PP), PSOE, Izquierda Unida y ahora Podemos.

Rosalía Iglesias procede de la localidad leonesa de Astorga, trabajaba como dependienta en una peletería de Madrid de la que era clienta la primera mujer de Luis Bárcenas. Fue precisamente ésta quien la recomendó, y consiguió, que contratarán a Iglesias como secretaria en Alianza Popular, donde primero trabajó para Verstrynge y luego para el propio Bárcenas. Se casaron en 1989, una época en la que en una pequeña ciudad como Astorga casarse con un divorciado no estaba ni mucho menos bien visto.

Le ve cercano a ciudadanos
El ex político del PP afirmó que en la cena hablaron mucho de los resultados andaluzas, que "no hubo proselitismo" y que no l convenció a Bárcenas para que votara a Podemos a quien ve más cerca de Ciudadanos. Verstrynge insiste en que "él no es mi amigo, aunque una cosa es lo que haya hecho y otra pasar por alto que haya sido un buen chivo expiatorio". Sin duda como ex secretario general de Alianza Popular tuvo que conocer muy bien como se financiaba su partido, dado que todos sus ex tesoreros, desde Naseiro a Bárcenas pasando por Lapuerta, han tenido problemas con la Justicia y todos se hicieron millonarios.

No le favorece pero no miente
Jorge Verstrynge ha reconocido que "es evidente que no me interesa que me relacionen con Bárcenas, el símbolo de la corrupción en mi país, pero no miento, estuvo en mi casa aunque no hay visos de futura amistad con él". Es obvio que el antiguo profesor de Pablo Iglesias, simpatizante y defensor de Podemos no recibirá muchos elogios de sus compañeros de partido por esta cena.

Ambos con problemas judiciales
Verstrynge ha participado en movilizaciones convocadas por la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, formó parte del grupo de personas desalojadas tras 'okupar' un centro social y participó en el escrache a la Vicepresidenta. La Fiscalía pide tres años y medio de prisión para él por lesionar a un policía en el transcurso de un desalojo. Luis Bárcenas tiene un futuro judicial mucho más complicado por delante.

Críticas por su patrimonio
Resulta llamativo con en la información de ‘El Mundo’ se cuestiona que Verstrynge y su mujer vivan en una zona residencial lujosa, en una casa valorada en más de un millón de euros y que gestionen un importante patrimonio inmobiliario, al tiempo que forman parte de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca y simpatizan con Podemos. Siguiendo esa filosofía se llegaría a la siguiente conclusión: solo si eres de derechas y votante del PP puedes tener dinero, vivir en buenos barrios y en buenas casas. La trayectoria político ideológica de Verstrynge es más que llamativa y más que contradictoria, como también la de muchas personas (conocidos periodistas) que hicieron el tránsito contrario desde la extrema izquierda a la extrema derecha. Lo que resulta chocante es que en este país haya todavía mucha gente que piense que la ideología es una cuestión del saldo en la cuenta corriente y no de principios y de valores. Y mucho más peligroso lo que hay detrás: si eres de izquierdas solo tienes derecho a ser pobre y a vivir como un pobre. Eso es lo que piensan muchos, y lo escriben y lo dicen en los medios de comunicación. Otra conclusión llamativa, los que piensan que si eres de clase media alta o de clase alta y vives bien solo puedes ser de derechas  son, precisamente, de derechas.

Ese 'pensamiento' que impera en buena parte de la derecha española choca con el principio liberal que marca la esencia de países como Estados Unidos, donde lo normal es que un ciudadano aspire a llegar tan lejos como su talento y esfuerzo le permita. Es España  para muchos, más de los que parecen, si vives en Serrano y eres 'hijo de' lo normal es que vayas a las mejores universidades para optar a los mejores puestos de trabajo. Si vives en Villaverde Alto y eres hijo de un albañil, lo normal es que aspires a ser albañil. Lo peor de todo es que a esa derecha le molesta, y mucho, que gente humilde prospere, viva bien, gane dinero honradamente y viva en los barrios que le dé la gana y como le dé la gana.