Juan Antonio Reig Pla, obispo de Alcalá de Henares



Los obispos españoles están alboratados tras su reunión con el papa Francisco y parece que han seguido su consejo de "divertirse" ante el cónclave para elegir sucesor a Rouco, ya que se han lanzado a una carrera de declaraciones subidas de tono contra el aborto. Por un lado, el obispo de Alcalá de Henares y presidente de la Subcomisión Episcopal de Familia y Vida de la Conferencia Episcopal Española (CEE), monseñor Juan Antonio Reig Pla, ha advertido de que la libertad de la mujer no se puede "corromper" defendiendo el derecho a decidir. "La libertad de la mujer, como dinamismo inteligente, es una libertad para el don y no se puede corromper afirmando despóticamente el derecho a decidir, el derecho a acabar con el hijo engendrado", ha defendido durante la presentación de la Jornada Mariana por la Familia y la Vida que se celebrará los días 29 y 30 de marzo.

La mujer como "campeona de la destrucción de la vida"
Reig Pla ha comparado la posibilidad de abortar con "desvalorizar a la mujer" y "ponerla como campeona de la destrucción de la vida" y ha pedido que el dinero de todos los contribuyentes no vaya "dirigido nunca a destruir la vida humana". Ha defendido la imposibilidad del aborto como la defensa de la vida y "un derecho prepolítico, anterior al Estado" que "debe estar garantizado en toda la legislación". Y citó al Papa Francisco para fuente de autoridad contra el aborto.

Compara aborto con muertes "en la Guerra Civil"
Pero fue más allá en las comparaciones el obispo de Alcalá al decir que desde 1985, año en que se despenalizó la ley de supuestos, se han producido "dos millones de abortos, muchas más muertes que en la Guerra Civil, un holocausto silencioso".

Munilla también va fuerte: toros y fetos
Mientras, el obispo de San Sebastián, José Ignacio Munilla, también ha presentado su carta pastoral "El descarte del aborto" para reciclar un concepto del papa Francisco, quien usa esa palabra para alertar contra la mentalidad actual de "usar y tirar" a las personas, descartarlas como objetos inservibles (ancianos, enfermos, niños, los no productivos y los niños por nacer).

Munilla también ha intentado destacar con sus propias comparaciones. Según recoge Religión en Libertad, ha denunciado "la incoherencia moral" de una ciudad como San Sebastián que prohíbe las corridas de toros sobre la base del respeto a los animales y luego acoja a "un hospital que sacrifica niños". Respecto a la reforma del aborto que plantea el PP y el ministro Ruiz-Gallardón, la sigue considerando injusta, porque sigue permitiendo abortos.