El presidente de Castilla y León, Juan Vicente Herrera. EFE El presidente de Castilla y León, Juan Vicente Herrera. EFE



Los funcionarios de la Junta de Castilla y León han denunciado que el Gobierno regional les restringe el acceso abierto a Internet y les impone que el único medio de comunicación que puedan visitar sea Intereconomía, según denuncia el colectivo de funcionarios de esa comunidad autónoma Viernes negro, publicada en la web Plataforma en Defensa de lo Público.

Presentarán su denuncia ante el presidente Herrera
El colectivo está recabando firmas de los trabajadores de la administración autonómica para adjuntar a su denuncia, que enviarán al presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, para pedirles una investigación sobre las restricciones al acceso a Internet a “cuerpos de inspección, técnicos, abogados, algunos jefes de Sección, gestores de solicitudes online”, entre otros, que sólo pueden acceder a determinadas páginas, lo que, según la denuncia, limita sus “posibilidades de ser más eficientes y ágiles en sus actividades”. Lo más sorprendente es que en el listado de páginas a las que pueden acceder los empleados públicos aparece un solo medio de comunicación: Intereconomía.com.

Se busca "moldear la opinión de los empleados públicos"
En su denuncia, los funcionarios preguntan a Herrera si su Gobierno busca con su limitación a Internet “influir y moldear la opinión de los empleados públicos”y difudir, “en exclusiva, las premisas sectarias de un medio de comunicación?”.

Una empleada lo denunció en 2010
En su texto, los empleados públicos recuerdan que ya en julio de 2010 una funcionaria de la Delegación Territorial de la Junta de Castilla y León en Burgos generó una incidencia al Centro de Atención a Usuarios de Informática exponiendo lo siguiente: “He visto que, aunque no aparece en ningún listado de permisos, tenemos todos, incluso los que tenemos permisos restringidos, acceso a la página web de Intereconomía (www.intereconomia.com) por lo que entiendo que ese tipo de páginas está permitido. Me gustaría también tener acceso a las páginas web de los demás medios de comunicación o, al menos, de los de ámbito nacional y regional más importantes”. La denuncia de aquella trabajadora, lejos de traer más libertad, provocó que la Junta decidiera cerrar también la página de Intereconomía.

Los trabajadores reprochan que la “Junta habla de transparencia y al Sr. Herrera se le llena la boca con el Anteproyecto de Ley de Transparencia y Gobierno abierto”, mientras se limita las libertades de los funcionarios.