El presidente de la Generalitat valenciana, Alberto Fabra, en una intervención en las Corts. EFE



El sucesor de Camps en la Generalitat, Alberto Fabra, asumió las riendas del Consell con la promesa de austeridad, después de años de despilfarro que dejaron a la Comunidad Valenciana en quiebra. Pero el nuevo president está demostrando que aquello no fue más que una promesa y que la realidad es bien diferente. Este sábado, El País desvela que Fabra ha cobrado durante al menos un año y medio un plus en su nómina de 788,85 euros por desplazamiento, ya que supuestamente residía en Valencia y no en Castellón, donde tiene su vivienda. Sin embargo, esto no es así, sigue viviendo en Castellón, desde donde se desplaza a diario en coche oficial hasta el Palau de la Generalitat.

Una compensación para los que tienen que cambiar su residencia
La asignación está prevista para compensar a los miembros del Gobierno autonómico que tienen que cambiar de residencia por su trabajo institucional. Fabra cobró desde enero de 2012 la indemnización, que representa representa el 12% de la nómina bruta mensual del jefe del Consell, 6.423 euros. El acuerdo que lo regula prohíbe que exceda del 14% de la retribución anual.

Gastos de hotel
Fuentes de Presidencia de la Generalitat ha alegado que los casi 800 euros que Fabra recibe de plus cada mes es para compensar los gastos que, en ocasiones, le significa tener que dormir en un hotel de Valencia, cuando las reuniones de trabajo programadas se prolongan hasta altas horas de la noche.

Los escándalos de Fabra
Muy pronto se desmoronó la imagen de austeridad que Fabra ha intentado trasmitir desde que tomó las riendas de la Generalitat tras la renuncia de Francisco Camps por el caso Gürtel, con la intención de marcar un antes y un después de una época de despilfarro en proyectos faraónicos que arrastró consigo a las cajas de ahorro valencianas y hundió las arcas públicas.

Las informaciones que desmienten las buenas intenciones de Fabra se han sucedido una tras otra desde que se conociera su plan para contratar por 18.000 euros a un entrenador personal sobre liderazgo que debía mejorar su presencia pública y ayudarle en sus discursos.

Ha aumentado en un 23% el personal de su Gabinete
Mientras el president recorta en Educación y Sanidad y tiene serios problemas para pagar a proveedores –el ejemplo más escandaloso fue el de los niños que se quedaron sin comer en un colegio público-, Fabra ha aumentado el personal contratado a dedo de su Gabinete en un 23% respecto al de Camps. Un total de 149 personas trabajan para el presidente valenciano.

31 personas para la comunicación del president
Solo en el Departamento de Comunicación, Fabra cuenta con 31 personas, un número superior de colaboradores que los que existen en muchos ministerios: 21 son periodistas, tres técnicos en relaciones informativas, otro técnico en medios de comunicación, un asesor de comunicación, un jefe de sección del gabinete técnico y otros dos coordinadores.

Los 300.000 euros a la Selección de baloncesto de su amigo
El último escándalo fue el pago de 300.000 euros a la Selección Española de baloncesto, que entrena su amigo y compañero de instituto Juan Antonio Orenga, por un partido amistoso en Castellón.