En abril de 1991, en plena batalla entre guerristas y felipistas, la cadena SER emitió dos conversaciones privadas del entonces secretario de Organización del PSOE, Txiki Benegas, el periodista Germán Álvarez Blanco y el dirigente socialista Fernando Múgica (que sería asesinado por ETA en 1996). Eran otros tiempos y hablaba desde la Motorola de su vehículo sin pensar en la facilidad con la que se podía captar esa conversación desde otro dispositivo.

"Aquí el problema es el One", dijo en referencia a Felipe González, a quien también apodó como "Dios". Tras la difusión de las cintas en el programa Hoy por Hoy, dirigido entonces por Iñaki Gabilondo, Benegas puso una denuncia en los juzgados por lo que entendió como "terrorismo telefónico".

 



 

El 27 de abril el asunto ocupó las portadas de toda la prensa nacional. Provocó incluso la insólita felicitación de ABC a la Cadena SER en portada por su "inteligente" actuación.



Se abrió un intenso debate sobre los límites al derecho de la información que la Justicia resolvió a favor de la libertad de expresión. Así, archivó las querellas que pusieron Benegas y Múgica contra la SER por intromisión ilegítima en su intimidad. Luis Fernández, entonces director de Informativos de la cadena de Prisa, Iñaki Gabilondo y el jefe de Nacional, Ernesto Estévez, tuvieron que declarar ante el juez como testigos. A la salida del juzgado, Gabilondo dijo: "No sabemos si nos hemos equivocado o no, lo que sí sabemos es que hemos hecho las cosas en nombre de un criterio honrado".

Ésta es la transcripción íntegra de las dos conversaciones:
Germán Álvarez Blanco. Creo que se llama un aviso a navegantes.

Benegas. ¿Eh?

G. Que es lo que se llama un aviso a navegantes. Pero el Telediario de Piqueras arrancó hablando primero del tema del nuevo proyecto de ley antidroga y, a continuación, el número tres del partido socialista, José María Benegas, negó hoy prácticamente validez a las cleclaraciones del ministro [Carlos] Solchaga y dijo que lo único que le importaba era la opinión o el criterio del presidente del Gobierno y secretario general del partido socialista, Felipe González, con lo cual al ahí está servida ya la polémica.

B. Claro, claro, es el que responde del cumplimiento del progranta ante el partido, es el presidente del Gobierno. Pero, ¿tambien han dicho que ratificaba el programa electoral?

G. Totalmente.

B. ¿Y me reafirmaba y tal?

G. Absolutamente.

B. Lo que pasa es que ellos se han situado, también lo he dicho a Serra hoy: tened cuidado con esta polémica, porque la posición del Gobierno es impopular, porque todo dios quiere que bajen los precios de los alquileres.

G. Pero, claro que sí, es por lo que te digo eso, Txiki. ¿Solchaga qué ha dicho hoy? Miren ustedes, estos de Ferraz juando tienen que comprar votos sacan 800.000 puestos de trabajo o 40.000 viviendas, pero seamos realistas, esto no es posible. Y a continuación también los que salieron dando caña fue este [Miguel] Muñiz, el del ICO [Instituto de Crédito Oficial], diciendo que la banca pública no podía comprometer ni un factor diferencial más en este asunto, más de lo que ya está haciendo, que es el 14% de sus recursos. Entonces, claro, eso es, evidentemente; responde a la llamada y a la orden que le dio Solchaga. Pero, ¿cuál es la tesis ahora de Solchaga? Voy a destrozarles el programa electoral. ¿Para qué? Porque a mí no me importa un carajo una derrota o una bajada importante en las autonómicas y en las municipales, si ello arrastra al equipo de Ferraz. ¿Por qué? Pues porque quiere llegar a las genera les con otro equipo en Ferraz. Eso está claro; él no es tonto, él va a lo suyo.

B. No, si tonto no es.

G. Torpe, puede ser.

B. Ha elegide el camino peor.

G. Eso, estoy de acuerdo. Pero el cree que no tiene otro. Él no confía ya. Mira, para él está muy claro que con el actual equipc de Ferraz el partido no le pasa ni una, y aunque...

B. Ya te contaré las chulerías de este tío [Solchaga] conmigo, y, bueno, bueno...

G. ¿Ah, sí?, ¿desplantes y todo?

B. Por teléfono. Pero, bueno, aquí el problema no es Solchaga, aquí el problema es el one [Felipe González].

G. Pero ahí, coño, ahora ya no es cuestión de que es un tenia personal entre Alfonso [Guerra] y Solchaga. Si el catalán [Narcís Serra] resulta que opina también, lo que pasa es que lo hará con mucha prudencia, si lo llega a hacer.

B. No, no, el catalán anda ahí en medio de las dos aguas y no quiere...

G. Claro, pero hay que dejar...

B. El catalán lo que se sabe es que el problema que tiene en ese Gobierno es precisamente el enano [Carlos Solchaga].

G. Pero eso también. Yo creo que la profundización de vuestras conversaciones con el catalán habrá que llegar un momento en que se hable con una cierta claridad.

B. Sí, hemos hablado.

G. i Ah! Entonces, el que quiera peces se tiene que mojar el culo.

B. Averigua con estos amigos tuyos y del otro qué tal fue la comida de los dos.

G. ¿Tuya con él mano a mano?

B. Sí.

G. ¿Cuándo fue?

B. El martes.

G. Ajajá.

B. Después de la rueda de prensa.

G. De acuerdo, me ocupo. ¿Dónde vas a estar?

B. ... a las diez de la mañana.

G. Bueno, pues intenta llamar tú por la noche.

B. Vale. Si puedo, llamo.

G. De acuerdo, niño.

B. Oye, ¿te comentó el del bastón [Miguel Durán, director general de la ONCE] algo del otro grupo, de aquello que no sale con el otro catalán [probablemente Antonio Asensio, presidente del Grupo Zeta, o Javier de la Rosa, socio de Zeta en alguna publicación]?

G. No, no. Exactamente eso, no. Pero del proyecto global, sí. Que el italiano [Silvio Berlusconi] está receptivo, pero la verdad es que no entramos en profundización sobre el tema del otro grupo, no.

B. Ya, ya. De acuerdo.

G. Pues vale, maestro.

B. Oye, pero han salido, me han dicho, también ministros en el Telediario, me han dicho.

G. Sí, te lo digo: Virgillo [Zapatero] y Matilde [Fernández].

B. ¿A favor?

G. Hombre, claro. Pero ya sabes cuál va a ser la tesis: el bloque guerrista. ¿Eh? Claro, a ver, y [Carmen] García Bloise.

B. Bueno.

G. Pues, niño, que te diviertas, y relájate. Pero me dices que a través de Mari Mar. ¿La motorola te funciona o no?

B. Aquí, no.

G. ¿Ahí no te funciona?

B. Si quieres hacemos una prueba. Yo cuelgo y espera, que tengo que cambiar la batería, pero yo sólo creo que funciona en Madrid esto.

G. No, no, qué va, que sí; incluso funcionaba en Mallorca.

B. ¿Sí? Vamos a hacer la prueba.

G. Venga, llámarme.

Se oye colgar y el sonido de otra llamada. El interlocutor es el abogado Fernando Múgica.

Fernando Múgica. ¿Lo has oído?

Benegas. ¿Qué ha dicho?

F. Bueno, pues peur el teléfono del coche te lo digo de todas maneras. Pues que no entiende, que habrá un malentenclido, probablemente en ese ministerio, porque el secretario general, que es a la vez el presidente ha estado volando también el plan de las municipales, ¿entiendes? O sea, que...

B. Yo he ido tarribién en esa dirección, pero sin decirlo así.

F. Que tenemos la suerte, ha dicho, de que el presidente sea secretario general al mismo tiempo. Ha tirado con bala envenenada,¿eh?

B. ¿Has oído lo clue dije yo en la tele?

F. Que no veo la tele yo, ¿qué te crees?

B. Yo he dicho que ratifico el programa electoral del partido y el plan de viviendas, que éste es un problema serio que hay en España y que la única opinión a la cual yo le puedo dar valor sobre el cumplimiento del programa, electoral es al presidente del Gobierno.

F. Ah, sí, sí que te lo he oído.

B. Ahora, a ver qué hace este tío [Solchaga]. Esto es un cachondeo, que se hable en la reunión y luego salga un ministro haciendo esto.

F. Claro, no, por eso.

B. A ver, que diga él.

F. Sí, a ver, lo poIies en su terreno, ¿no? ¿Y Dios [Felipe González] está tranquilo?

B. Dios está muy, bien.

F. ¿Está tranquilo Dios o no?

B. No, no; no está, y lo de [Eduardo Martín] Toval lo habrá encabronado.

F. Lo habrá encabronado mucho. Pues lo tienes bien. Lo mejor que puedes hacer es echar almohadillas a Curro Romero, así te desfogas, ¿eh? Luego no vayas al ferial. ¿Irás; al ferial?

B. Sí.

F. O sea, que se trata de una noche ardiente.

B. No, me da igual.

F. ¿Te da igual? ¡Joder! O sea, que has llegado también tú a un estado casi divino, ¿eh?

B. ¿Qué voy a hacer? Yo creo que se equivoca. Se equivoca mucho. Porque estaba el grupo parlamentario que trinaba; hoy teníamos 50 coordinadores de campana que estaban que trinaban. No se adónde quiere ir.

Se corta la conversación.