El pasado 14 de agosto, el abogado de Pablo Nieto Gutiérrez, tras sortear el exceso de proteccionismo que el juez Pablo Ruz aplicó en el interrogatorio a María Dolores Cospedal, preguntó a la secretaria general del PP: “ Bien, lo que le preguntaba es si usted conoció ese documento (recibí de 200.000 euros aportado por Bárcenas y que el PP de Castilla-La Mancha habría cobrado por una supuesta mordida al conceder a Sacyr el servicio de recogida de basuras de Toledo --pinchar aquí--). Digo porque usted dijo, respecto de eso, que era una trasferencia habitual entre el gerente del Partido Popular nacional y los gerentes provinciales para las campañas electorales”. Cospedal miró atentamente al titular del Juzgado Número 5 de la Audiencia Nacional buscando su complicidad, y dijo: “No me gustaría contestar, Señoría”. (Ver páginas 40-44 de la transcripción de la declaración de la secretaria general del PP).

Ruz sale al rescate de Cospedal…
Dicho y hecho. Ruz salió una vez más en defensa de la presidenta de Castilla-La Mancha y declaró por enésima vez pregunta no pertinente. “Pero no tiene que contestar (…), las salidas a esta cuestión, se encuentran pendientes de diligencias ya instadas por las partes, pendientes de un informe fiscal y que pudieran afectar a personas aforadas, con lo cual requerirá una previa determinación de si este juzgado es competente para su conocimiento y si se incluye en el objeto de la causa y, por lo tanto, considero que, por el momento, no es pertinente la contestación y la pregunta sin perjuicio del avance de la instrucción”, argumentó el magistrado, a pesar de que él había preguntado momentos antes sobre el tema de los 200.000 euros. (Ver página 9).

…Pero el fiscal quiere saber algo más que Ruz…
Pero claro, eran tantos los vetos que el juez Ruz había impuesto a los abogados de la acusación popular cuando preguntaban por la supuesta mordida de 200.000 euros, que al fiscal Anticorrupción, Antonio Romeral, no le ha quedado más remedio que secundar los escritos presentados por varios letrados ante el Juzgado Central de Instrucción número 5, solicitando al PP que preside Cospedal en Castilla-La Mancha toda la documentación contable o de cualquier otra índole, así como la información que tuviere “sobre el presunto cobro en 2007 de una comisión de 200.000 euros a cambio de la adjudicación de una contrata municipal en el Ayuntamiento de Toledo”, recoge su alegato.

…Antes de llamar a declarar a Tirado
Está claro que la Fiscalía quiere estrujar al máximo el procedimiento antes de que el mismo se convierta en pieza separada y acabe más pronto que tarde en el Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha, además de saber cómo sabe que no se podrá oponer a la petición de varias acusaciones populares para que el hombre de confianza de Cospedal en esta comunidad, Vicente Tirado, a quien Bárcenas implica directamente en la supuesta mordida que él niega, declare como testigo ante Ruz (no puede como imputado porque es aforado al ser diputado y presidente de las Cortes castellano-manchegas).

El PP manchego, contra las cuerdas
Petición de la Fiscalía que pone al PP de Castilla-La Mancha contra la espada y la pared, sobre todo después de que su presidenta, María Dolores Cospedal, admitiera haber recibido del partido la aportación de esos 200.000 euros para la campaña electoral de 2007; luego rectificó y dijo para la precampaña. Sin embargo, esa cantidad no aparece en la fiscalización de los gastos electorales de las elecciones autonómicas que realizaron el Tribunal de Cuentas y la Sindicatura de Cuentas regional, lo que determina que no figure como gasto electoral de forma oficial, ni en ningún otro asiento contable en Madrid o en Toledo.

En busca de la factura inexistente
En este sentido, fuentes del PP castellano-manchego consultadas por ELPLURAL.COM aseguran que “es imposible aportar pruebas contundes y aclaratorias de la recepción y del gasto de esos 200.000 euros; por mucho que nos empeñemos y por muchas facturas que adjuntemos a la petición de la Fiscalía no hay ni rastro de los 200.000 euros, porque si existiera algún pagaré, alguna factura electoral, ya la habríamos puesto sobre la mesa”, concluyen.