El expresidente de Les Corts y exvicepresidente del Gobierno valenciano, Juan Cotino, a su llegada al TSJCV. EFE El expresidente de Les Corts y exvicepresidente del Gobierno valenciano, Juan Cotino, a su llegada al TSJCV. EFE



El expresidente de Les Corts Juan Cotino se ha reafirmado hoy ante el juez en la tesis de que solo fue un colaborador o un voluntario más en la visita papal a Valencia, sin atribuciones para contratar, ante la incredulidad de las acusaciones que cuestionan que no influyese en la toma de decisiones.

Cotino ha prestado declaración durante dos horas en el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana como imputado en la causa que investiga las contrataciones de Radiotelevisión Valenciana con la red Gürtel para la cobertura de la visita del papa en 2006.

Mero colaborador
Según ha explicado él mismo a los periodistas y han confirmado fuentes conocedoras de la declaración, Cotino se ha atribuido un papel de mero colaborador o voluntario, ha afirmado que siempre que la Iglesia se lo ha pedido ha colaborado "estrechamente" con ella y que atendió "encargos" del entonces arzobispo de Valencia, Agustín García-Gasco, ya fallecido.

Lo habría "rifado"
Cotino ha señalado que trabajó de forma estrecha con el arzobispo en la visita del papa, como ya hizo en la de Juan Pablo II de 1982, y ha asegurado que nunca le han regalado nada, "ningún chaquetón", y que, si hubiese sido así, lo habría "rifado" entre los funcionarios.

"Es absurdo"
Ha manifestado no haberse reunido nunca con Pablo Crespo ni con Álvaro Pérez -supuestos cabecillas de Gürtel-, con relación a los informes policiales que califica de falsos y que denunció, así como tampoco haber contratado "nada" con la trama Gürtel "en ninguna Conselleria, en ningún lugar. Es absurdo -ha dicho-".

Órdenes a Canal 9
A preguntas de los periodistas, Cotino ha asegurado que no dio ninguna indicación al entonces director general de RTVV, Pedro García, y que no hizo ninguna gestión en Canal 9. "Podría haberlo hecho si se me lo hubiesen pedido, como hablé con la Cámara de Comercio y otras entidades", ha apuntado el también exconseller del Gobierno valenciano, quien ha reiterado que trabajó "estrechamente" con el entonces arzobispo de Valencia y que éste le hizo encargos, como viajar a Roma o reunirse con autoridades.

El cardenal Trujillo
Por el contrario, fuentes jurídicas consultadas por Efe han explicado que, además, en su declaración Cotino ha señalado al cardenal Alfonso López Trujillo como la persona que tomaba decisiones, a pesar de que no participaba en las reuniones de la Fundación V Encuentro Mundial de las Familias.

"Malestar" con Zapatero
Según esas fuentes, Cotino ha declarado que el arzobispo García-Gasco le pidió que, debido al "malestar" en la calle por las nuevas leyes del entonces presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, debía "limar asperezas", motivo por el cual llegó a reunirse con Fernando Moraleda, entonces secretario de Estado.

Las pantallas
También que, por su experiencia, participó en reuniones relacionadas con infraestructuras, aunque la única decisión que adoptó con las pantallas fue la orientación de una de ellas para que no tapara a personas con discapacidad. Ha reconocido que hubo discrepancias en el seno de la organización sobre la forma de contratar las pantallas para la retransmisión de la visita papal y que él opinó que mejor de forma fraccionada, como defendía el exdirector del Instituto Valenciano de Finanzas y comisionado de la Fundación V EMF Enrique Pérez Boada, siempre según las fuentes consultadas.

La pata y la mano
Sobre la dimisión de un responsable de infraestructuras que formaba parte de la Fundación y que supuestamente le advirtió del fraude que se tramaba -José Selva-, ha respondido que no le informó de nada relativo a Álvaro Pérez el Bigotes y que, de haber sido así, hubiera ido a comisaría. "Me parece mal que el dinero público acabe en manos de esta o de cualquier otra trama, eso no se debe permitir. Si alguien ha cometido un delito que lo busquen y lo condenen, que pague por ello", ha insistido Cotino a la salida del juzgado, tras señalar que ha podido meter la pata, pero no la mano (aunque inicialmente ha pronunciado la expresión al revés, por confusión).

"Indicios racionales"
La Fiscalía Anticorrupción observa "indicios racionales y fundados" de la "presunta participación de Cotino en hechos que pudieran ser constitutivos de delitos de prevaricación, tráfico de influencias, malversación de caudales públicos y cohecho". El Ministerio Público considera a Cotino como "elemento nuclear" en la toma de decisiones en la organización de la visita papal y subraya que "figura en el listado de personalidades a los que Orange Market realizó regalos por navidad, en concreto un chaquetón de Milano por 375 euros".

Abucheos
La entrada y salida de Cotino del juzgado ha estado acompañada por gritos y abucheos de decenas de extrabajadores de RTVV, entre ellos la presidenta del comité de empresa, Salut Alcover, quien le ha señalado como uno de los responsables del cierre del ente público y también de su "saqueo".