Este lunes se cumplía el 20 aniversario del asesinato a manos de ETA del concejal del PP en Ermua, Miguel Ángel Blanco. Aunque se esperaba que la jornada estuviera marcada por un homenaje, al final ha reinado la polémica y las duras acusaciones procedentes del PP hacia Manuela Carmena.

Frente al acto de recuerdo organizado por el Gobierno, la alcaldesa de Madrid prefirió no colgar una pancarta en el Ayuntamiento en homenaje a Miguel Ángel Blanco, para "no destacar a una víctima sobre las demás". Para Carmena "no sería razonable" colocar la pancarta, ya que son las propias asociaciones de víctimas del terrorismo las que piden que no se individualicen los actos de memoria. Una actitud que ha despertado algo más que duras críticas desde las filas populares.

Por ello, y con intención de calmar los ánimos, el Ayuntamiento de Madrid ha convocado para este miércoles una concentración en Cibeles para recordar el "20 aniversario del terrible asesinato de Miguel Ángel Blanco". Con ello, se unen a la convocatoria global promovida por la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), pero también homenajean por igual a todas las víctimas del terrorismo.

"El Ayuntamiento condena cualquier forma de terrorismo y se solidariza con el dolor de las víctimas", ha querido dejar claro Ahora Madrid en un comunicado y, por eso, "convoca a una concentración este miércoles 12 de julio a las 12.00 en la puerta del edificio de Cibeles, la misma concentración que se llevará a cabo en diferentes ciudades españolas siguiendo la convocatoria de la FEMP". Y repiten su "repulsa" y su condena a cualquier atentado terrorista.

En el acto se espera la presencia de la alcaldesa Manuela Carmena y los concejales de Ahora Madrid.

El PP, en su conjunto, contra Carmena

 Ahora Madrid reacciona así, con una concentración “por todas las víctimas del terrorismo” y repitiendo una y otra vez que condenan el terrorismo después de que el PP, el Gobierno y el Ministerio del Interior hayan organizado actos en recuerdo de Miguel ángel Blanco con Mariano Rajoy a la cabeza. Todos han querido recordarle 20 años después de su muerte y, de paso, criticar a Carmena y Podemos.

El más duro ha sido el ministro de Justicia, Rafael Catalá, que no ha dudado en decir  que "la mezquindad y la miseria moral de algunos no empañará nunca a quienes dieron su vida frente al terrorismo". 

El presidente del partido en el País Vasco, Alfonso Alonso, ha calificado de "subterfugio" la escusa de que sería dar más importancia a unas víctimas que aotras porque, en su opinión, Blanco fue un "símbolo" y "su asesinato a cámara lenta golpeó la conciencia de los españoles".

Otra voz que no ha querido perder la oportunidad de atacar a Carmena ha sido la del portavoz del PP en el Ayuntamiento de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, o la vicesecretaria de Estudios y Programas del PP, Andrea Levy, quien ha afirmado que Madrid debe ser "emblema" del homenaje a Miguel Ángel Blanco. 

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, ha asegurado que el Ayuntamiento debía rectificar y convocar un homenaje ya que tienen la "obligación moral de hacerlo".

Además, Marimar Blanco, hermana del concejal asesinado por ETA, también ha criticado al Consistorio por no querer homenajear a su hermano, un gesto que, ha dicho, acompaña las palabras de Podemos y a su silencio "cómplice" con quienes apoyan a la banda terrorista. La diputada y presidenta de la Fundación de Víctimas contra el terrorismo ha rechazado que homenajear a su hermano sea ponerlo por encima de otras víctimas y ha defendido que, por el contrario, recordarle significa rememorar a todas las víctimas y sobre todo "lo que supuso el espíritu de Ermua" y la movilización ciudadana contra el terrorismo que trajo consigo.

El PSOE, por su parte, propone reconocer a todas las víctimas del terrorismo, especialmente a las provocadas por ETA y el PP anuncia un homenaje a Blanco el miércoles y anima al resto de grupos políticos a unirse.