El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha insistido en rechazar un pacto de Gobierno con Pedro Sánchez y ha retierado su "mano tendida" al líder del PP, Pablo Casado. 

Lejos de la escenificación que protagonizó junto a Sánchez en 2016, en la firma de aquel acuerdo de Gobierno que quedó en borrascas, el líder de Ciudadanos ha llegado a decir que el sentido de su vida como político es tumbar al líder socialista. "Mire yo me metí en política para que no hubiera presidentes como Pedro Sánchez. Para mí un presidente que es capaz de pactar con Torra y con Bildu me parece inaceptable. La democracia se tiene que proteger contra el separatismo y no pactar con ellos", ha dicho en una entrevista en Marca.

Preguntado sobre si no pactará nunca con el PSOE, Albert Rivera ha respondido que no. "Gobernaré y le he tendido la mano a Pablo Casado para formar un Gobierno de cambio. Sánchez ha pactado con los que quieren liquidar España y con Podemos, que no va a llevar bien la economía de España. Y Torra, Puigdemont o Rufián me parecen un error".

Ningún veto a Sánchez

Unos minutos después, Rivera, sin embargo ha rechazado que ponga algún "veto" al PSOE ni al propio Sánchez. "No, no hay ningún veto, es que yo quiero ganarle", ha desandado el camino el presidente de Ciudadanos.

Sobre la posibilidad de que un pacto de derechas incluya a Vox, Albert Rivera ha dicho que él quiere "un gobierno serio de Ciudadanos y Partido Popular, un gobierno que no diga ocurrencias sobre gente armada en sus casas, ni que diga que los gays son enfermos como han dicho ellos. Esas ocurrencias no son buenas para España", ha subrayado, dejando a los pies de los caballos a sus compañeros en Andalucía, que sellaron el acuerdo con los populares, pero también con la ultraderecha de Abascal. 

El líder de Ciudadanos, que no ha dejado de caminar entre dos aguas durante toda la entrevista, no ha querido decantarse claramente ni por su club de fútbol preferido. "Soy del Barça, pero cuando el Real Madrid gana la Champions, yo me alegro", ha asegurado Rivera, que no se ha sincerado ni cuando el periodista le ha insistido en que su preferido es el Barça: "Sí, pero también la Selección. Además, en el palco no puedes ponerte eufórico. Los palcos nos contienen demasiado".