Vino, un placer que hay que saber elegir.

¿Qué tengo que tener en cuenta para comprar un buen vino?

¿Qué uva escoger, cuánto tiempo en barrica, cómo servirlo…?

PATROCINADO
0 |
46
Mar, 30 Ene 2018

El vino… ¡Qué gran bebida! Desde hace miles de años, el vino ha acompañado al ser humano y lo hemos refinado tanto que conocerlo en profundidad se ha convertido en un auténtico laberinto. Hoy, te contamos qué tienes que tener en cuenta para comprar un buen vino.

¿Por qué tomar vino?

Antes de hablar de cómo elegir el mejor vino, vamos a dar dos motivos para beber vino que deberías tener en cuenta. Al fin y al cabo, no tiene sentido hablar de cómo elegir un buen vino si no sabes por qué deberías beberlo. Las dos razones principales son:

  1. Tiene beneficios para la salud: Hay muchos estudios que avalan que el vino tiene diferentes beneficios para la salud, por lo que es una muy buena idea tomar una copa al día. Y si es de un buen vino, mejor que mejor.
  2. Te hace quedar bien: Otro punto importante es que con un buen vino es muy difícil quedar mal con la gente a la que invitas a comer. Al fin y al cabo, un buen vino te hace tener un toque mucho más sofisticado.

Y, aclarados estos dos puntos, pasemos a ver las claves para elegir un buen vino.

Primero y fundamental: Tipo de uva

A la hora de comprar vino, el primer aspecto a tener en cuenta es el tipo de uva. Podemos encontrar muchas variedades. Algunas de ellas son el Cabernet Sauvignon, el Merlot, el Pinot Noir, el Shiraz, el Malbec… Muchísimas variedades.

Cada tipo de uva tiene que cultivarse de una forma concreta, y, por supuesto, da un diferente tipo de vino. Conviene estudiar los diferentes tipos para saber cuál es el que vamos a necesitar.

Por razones de espacio no podemos hacerlo aquí, pero puedes visitar los enlaces anteriores para encontrar todas las indicaciones al respecto y ver cuándo conviene utilizar un vino de tal o cual tipo de uva.

Y es que, aunque te parezca increíble, cuando eliges el vino adecuado para el tipo de comida que vas a tener, los resultados son sorprendentes.

Segundo: Tiempo en barrica

 Otro aspecto fundamental es el tiempo que pase el vino en barrica. En general, cuanto más tiempo tenga la bebida, mayor será su calidad, y, por tanto, también lo será su precio. Puede haber vinos que apenas se mantengan en las barricas durante 6 meses y otros que se mantengan durante 200 años.

Los tipos de vino que hay según el tiempo en barrica son los siguientes:

  1. Cosecha: Son vinos de entre 0 y 6 meses en barrica. El tiempo que aguantan en botella es variable.
  2. Crianza: Son vinos con más de seis meses en barrica, y aguanta unos 18 meses en botella.
  3. Reserva: Los Reserva son vinos que han permanecido 12 meses en barricas, lo que permite que aguanten hasta 36 meses en botellas de vidrio.
  4. Gran Reserva: Los Gran Reserva se mantienen en barrica durante 24 meses y aguantan en botellas de vidrio 36 meses también.

Tercero: Servir bien el vino

Otro punto importante es servir bien el vino. Un vino tinto, por ejemplo, debe mantener una temperatura de entre 16 y 18 grados. Si tienes un vino de muy buena calidad pero lo estás sirviendo a una temperatura que no es la adecuada, lo estás desperdiciando.

Si estás en un restaurante, es importante que te asegures de que se te está sirviendo a la temperatura adecuada. Esto puedes revisarlo en la botella, que suele tener las indicaciones al respecto. Si no está en la temperatura óptima, exige que te traigan otra botella.

Cuarto: Fíjate en los sellos de calidad

Al final, como en todo producto en lo que haya grandes variaciones en la calidad, lo más recomendable es asegurarse de que cumple con las exigencias mínimas, y la forma de hacerlo es mediante los sellos de las organizaciones reguladoras.

Si el vino que compras tiene sus sellos DOC, DOCA, DOCG, DO, AC, etc, estarás ante un buen de gran calidad. De esta forma, podrás consumir muy buenos vinos sin necesidad de ser un experto.

A pesar de esto, conviene tener conocimientos básicos sobre qué es un buen vino y las características que debe tener, porque, de este modo, estaremos en condiciones de localizar aquellos que, pese a no tener estas etiquetas, tienen una buena calidad.

Como puedes ver, comprar un buen vino es relativamente fácil si sigues los consejos que hemos dado en esta guía. Esperamos que te haya resultado de utilidad y le saques el máximo provecho. ¡Y disfruta de esa cena con un buen vino, que para eso está!