Fue el primero en dar la noticia. Lo hizo a través de su cuenta de Twitter ¿Le llamó personalmente Alberto Fabra? El caso es que cuando empezaba la tarde del martes a correr la noticia entre los periodistas -"en la Generalitat estan convocando una rueda de prensa de urgencia para comunicar lo que van a hacer con Canal Nou"- Pedro J. Ramírez lanzaba este tuit que pueden ver abajo: "Alberto Fabra anunciará dentro de unos minutos el cierre de Canal 9. Lo siento por los profesionales pero aplaudo su decisión".

PedroJota3

Pedro J. muestra el camino a Fabra
Igual es de verdad lo que opina el director de 'El Mundo', que como liberal declarado, no siente especial amor por lo público. Poco después lanzaba un segundo tuit, que, 'curiosamente', se ha convertido en el mensaje excusa de Alberto Fabra para su decisión cuando esta mañana ha ratificado que, de manera innegociable, cerrará Canal Nou. Pedro J. horas antes que el presidente valenciano mostraba el camino: "¿Hay alguien que prefiera que Fabra gaste 110 millones en Canal 9 a que lo haga en mejorar la Educación, la Sanidad u otros servicios?".

PedroJota2

Letra por letra el 'argumentario' de Fabra. En el editorial de este miércoles El Mundo seguía ese camino. Titulaba "Decisión valiente tras la pésima gestión de Canal 9", y decía que "los argumentos de la Generalitat para cerrar Canal Nou son poco discutibles", antes de justificar que "Fabra se encontró al llegar al Gobierno valenciano" el problema y que "en un escenario de ajustes durísimos de servicios públicos como la Sanidad o la dependencia, mantener un mastodóntico aparato de propaganda política -no otra cosa son las autonómicas- resultaba una inmoralidad".

Privatizar las televisiones autonómicas es una promesa del PP, recuerda El Mundo
Más allá de la declaración ideológica que ese comentario significa, el editorial acaba argumentando que "el fallo del tribunal superior prácticamente no le dejaba a Fabra otra altenativa que el cierre", lo que es "una decisión valiente" que le parece a El Mundo el ejemplo que "debería servir al PP para retomar uno de sus antiguos compromisos electoral: privatizar las autonómicas allí donde gobiernan".

En realidad, Pedro J. lleva tiempo diciendo y compartiendo con Alberto Fabra lo que debe y no hacer. La última vez que se puso de manifiesto fue en la ceremonia de celebración por el XV aniversario de la edición valenciana de El Mundo. Allí, delante del 'todo Valencia', Ramírez hizo una demostración de apoyo al presidente de la Generalitat, dijo que se "está haciendo un esfuerzo serio" desde Valencia "por ganar margen y hacer los deberes", y acabó haciendo una definitiva proclamación de afecto: "me pongo en el lugar de Alberto Fabra y los empresarios o los jóvenes sin empleo y pienso qué diablos hemos hecho para merecer esto".

Recentralización..., y dinero
¿Y estas proclamaciones de afecto? Ximo Puig, el dirigente socialista valenciano decía hoy que Alberto Fabra "ha iniciado el proceso de desmantelamiento del autogobierno valenciano". Un proyecto recentralizador con el que Pedro J. no oculta su afinidad. Pero quizás haya más. Hace unos días, por ejemplo, al conocerse los presupuestos para el año próximo en Valencia se supo que la partida para gastos de protocolo institucional, léase promoción de imagen de la Presidencia y el Consell, léase publicidad institucional, y que está en manos de Fabra y su jefa de Gabinete de hecho, Esther Pastor ¿Quizás por ahí vaya una explicación?