Este año hemos vuelto a quedar de los últimos en Eurovisión. Esto con Massiel no pasaba. El indepe y la de los bostezos han quedado cuartos por la cola, y ha ganado una chica de Israel que parecía esquimal y bailaba como una gallina.

La gala ha tenido espontáneo y todo:

El resto de la semana no ha estado mal. Os habéis dedicado a linchar a un cantante porque ligaba con sus fans, ¡qué cosas!

En el terreno amatorio están las cosas peor que en mi época, ¡quién me lo iba a decir!

Hasta los aliados feministas se ven obligados a dar explicaciones:



Ahora en lugar de la policía franquista tenéis a la policía del pensamiento, unos milenials muy chungos y permanentemente ofendidos que van por las redes sociales triturando famosos. Lo mejor es irse al extranjero:

Otra cosa que se nos va de las manos es lo de Infinity Wars:

Los catalanes siguen a lo suyo. Ahora quieren hacer president a un tipo que odia a los españoles. Bueno, ahora que lo pienso, eso no es tan raro. Aunque sus tuits tenían telita. Él los borró, pero ya era tarde, alguien los había recopilado ya, y no le dejaban en muy buen lugar:

Pero bueno, eso a los indepes les da igual. Es más, están muy contentos porque han convencido para la causa republicana a Aragorn, hijo de Arathorn, heredero de Isildur y rey de Gondor, que se ha hecho socio de Òmnium Cultural:

Otra cosa que me ha dejado ojiplática esta semana ha sido el hilo de peli de acción de José Antonio Abellán y la COPE:

Está la Iglesia muy revolucionada últimamente:

Menos mal que hemos hecho un fichaje estrella para Twitter, el nuevo presidente de la Comunidad de Madrid, que tiene unos tuits gloriosos, y éste no los borra:

Y hablando de la Comunidad de Madrid, y siguiendo la tradición, esta semana han imputado a Cifuentes por falsedad documental y cohecho:

Así no me extraña que Ciudadanos siga avanzando en las encuestas. Esta semana salió el CIS:

Hasta la semana que viene, ¡Arriba España!.