Sociedad

Un perro llamado Argos: el nuevo frente entre la expareja de youtubers Dalas Review y Miare

El pasado año, la joven youtuber denunció a su expareja por malos tratos. Ahora la Justicia le quiere quitar al perro que cuida desde hace dos años

18
Lun, 17 Jul 2017

Youtube vuelve a incendiarse. La famosa María Rubio, conocida como Miare ha roto su silencio en un vídeo en el que cuenta todo el calvario vivido junto a su ex pareja y también conocido youtuber, Dalas Review

Un calvario que no sólo es cuestión de redes sociales y tiene antecedentes en los juzgados. Y es que, fue en agosto de 2016 cuando Interviú publicó extractos de la denuncia por maltrato interpuesta en los juzgados de Barcelona por la youtuber María Rubio, conocida como Miare (20 años) contra su exnovio también youtuber, Daniel José Santomé [el famoso Dalas Review]. 

En ella le describía como una persona "celosa y controladora" y le acusaba de intervenir sus conversaciones de móvil y "degradarla y minusvalorarla". "Yo era la única chica de mi clase y eso le ponía muy celoso. En una ocasión me eligieron para representar a mi escuela en una feria y me dijo que me habían elegido porque estaba buena y porque el profesor me quería follar. Me pidió que no fuera porque me iban a vestir como una puta", relataba.

A pesar de alegar al juez haberse quedado “aislada de sus amigos y familiares” por Dalas, el Juzgado de Barcelona consideró que las pruebas presentadas por la joven no eran suficientes.

Por este motivo, Miare recurrió a la Audiencia Provincial y todavía se desconoce el resultado. Sin embargo, no es la primera vez que Dalas es denunciado por una expareja: otra compañera sentimental así como tres jóvenes menores de edad le han denunciado por acoso.

También maltrato animal

Según Interviú, el pasado miércoles otro juzgado obligó a la joven a entregar a su exnovio el perro Argos, que llevaba cuidando desde hace dos años. Una sentencia “injusta”, según Miare. “Me lo quitan por el simple hecho de que Dalas es el que firmó la adopción. Ese perro lo pusimos a su nombre porque yo era menor de edad”, explicó Miare

“Cada vez que le pegaba yo intentaba evitarlo, me metía en medio y para que no me quedaran señales que Daniel podía causarme, me lanzaba contra el sofá del salón”, denunció. “Una de esas veces, Daniel me quitó de encima de un empujón y caí sobre un radiador. Él dijo que no me había hecho nada y que era una quejica”.

Además, presentó pantallazos de WhatsApp en donde Dalas admitía haber pegado al perro, amigos que vivieron en primera persona esos malos tratos, la voz de la veterinaria o de la protectora de animales. Sin embargo, el juez no le ha dado la razón.  

Es por eso que no entiende la resolución judicial en su contra, después de presentar muchos testigos que avalaban su argumento de que Dalas nunca se interesó por el animal y le pegaba. “La ley española no reconoce a los animales como seres vivos, sino como simples objetos, y por eso ha predominado el propietario del perro. Siento que el juicio ha sido una broma”, explica a la revista.

Me da mucha pena que los animales estén tan poco amparados”, expone la joven. Siente mucho dolor al verse obligada a entregar a su “bebé” –como ella le llama– pero más enfado le provoca “tener que dárselo a alguien que sé que lo va a maltratar”.

Amenazas en la red y en las calles

La joven youtuber cree tener la razón: “Algunos amigos suyos iban a declarar a su favor y cuando descubrieron que mentir en un juicio es ilegal, se echaron atrás”.

Por su parte, el famoso youtuber cree que todo es obra de una “conspiración” orquestada por las chicas que le han denunciado y que pretenden “acabar con él”. De esta manera y en contestación a Miare, ha desacreditado las capturas de pantalla presentada por la joven, alegando estar modificadas y falseadas.

Pero ella asegura haber recibido amenazas tanto por redes sociales como por la calle: “He puesto alguna denuncia, pero luego quedan en nada y las amenazas son hasta de muerte. Dalas tiene muchos seguidores”.

Ahora esta joven precisa de ayuda psicológica y se encuentra escudándose gracias a una plataforma creada en Change.org para que se haga justicia con Argos. En estos momentos ya hay más de 37.000 firmas.

Aunque no está atravesando por buenos momentos, la youtuber dispone de más de 600.000 seguidores entre Instagram y Twitter, y casi 800.000 suscriptores en la plataforma de vídeos, y que además de seguir todas sus publicaciones, la apoyan incondicionalmente en esta causa.