Política
Felipe VI en un momento del discurso emitido por televísión. (Foto: EFE)
El rey Felipe VI durante su último discurso de Navidad.
|
Fuente
:
EFE

El Rey sucede a varios generales franquistas como Hermano Mayor de una cofradía religiosa

El cargo, desde su fundación, perteneció a Varela, “liberador de la dominación marxista” y al ‘héroe’ de la ofensiva contra Bilbao

412
Mar, 17 Ene 2017

El Rey Felipe VI ha aceptado el nombramiento de Hermano Mayor Honorario de la Hermandad de la Oración del Huerto de Ronda, una Cofradía de gran predicamento en la localidad. El nuevo cofrade sigue la estela de dos ilustres antecesores que recibieron tal distinción: en 1951, el General Varela por, entre otros méritos y según la cofradía indica en su página web, “el afecto y simpatías que le profesaba nuestra ciudad por haber sido su liberador de la dominación marxista, en septiembre de 1936”. Y a su muerte, en 1954 le sucedió el teniente general Rafael García-Valiño que dirigió la ofensiva contra el cinturón de hierro de Bilbao. Y después, el Rey. Ni más, ni menos.

La Hermandad de Nuestro Señor Orando en el Huerto y María Santísima Consuelo de las Tristezas lo comunicaba a sus 600 seguidores el 15 de enero a las 22:18 horas en su página de Facebook complacidos por la noticia.

Nombrado desde 1987

“En el año 1.987 Su Majestad Don Juan Carlos I aceptó para D. Felipe, siendo Príncipe de Asturias, el nombramiento de Hermano Mayor Honorario de nuestra querida cofradía.

Dado el cambio de monarca, se le hizo una consulta a la Casa Real para averiguar si el titulo seguía recayendo sobre Su Majestad el Rey o sobre la Princesa de Asturias Dña. Leonor de Borbón y Ortiz”.

La respuesta de la Casa Real fue positiva y la Hermandad continúa explicando “nos es de suma satisfacción comunicar que Su Majestad el Rey Felipe VI, accediendo a la petición que le ha sido formulada, aceptando el nombramiento de Hermano Mayor Honorario de nuestra hermandad, que ya ostentaba como Príncipe de Asturias”.

Contrataron a prestigiosos artífices

Fundada en 1950, la Cofradía fue impulsada por Alfonso Marín Quijada, a quien se define en la página de historia de la Cofradía como “hombre joven, creyente y entusiasta, propaga su idea con fervoroso dinamismo entre sus amplias relaciones sociales, eficaz y amorosamente ayudado, desde el primer momento, con ejemplaridad de auténtico apostolado, por su dignísima esposa, D.ª Francisca León de Marin, diáfano modelo de mujer y de madre cristiana”…

Tras redactar los estatutos y ser aprobados por el Vicario-Arcipreste de Ronda, Rafael Jiménez Cárdenas, se encargaron “a prestigiosos artífices de Granada y de Sevilla a esculpir en primorosas tallas las imágenes titulares”-

De tal manera que, continúan “a menos de un año de su fundación, en la semana santa de 1951, la Cofradía del Huerto efectuaba solemne y brillantemente su primer desfile procesional, con dos pasos bellamente exornados, más de doscientos hermanos penitentes revestidos con túnica y capirote, todos portando cirios encendidos, presidencia de autoridades locales, y numerosísimo acompañamiento popular”. Ronda lo llamó, narra la página web, “el milagro de la Oración en el Huerto”. Un milagro que se completó en 1951  con un nombramiento de altura.

Liberador de la dominación marxista

Así lo refieren:  “Efeméride destacada en el historial de la Hermandad fue el acuerdo adoptado por aclamación en su primer Cabildo General –mayo de 1951- de ofrecer el cargo de Hermano Mayor de Honor al Excelentísimo Sr. D. José Enrique Varela Iglesias, a la sazón Teniente General, Alto Comisario de España en Marruecos, en atención a sus relevantes merecimientos profesionales y en prueba del reconocimiento, afecto y simpatías que le profesaba nuestra ciudad por haber sido su liberador de la dominación marxista, en septiembre de 1936”.

El 18 de julio de 1936, al principio del golpe, Varela ocupó la ciudad de Cádiz tras una huelga general. La represión fue tal que el propio general  afirmaría en el mes de agosto que “en Cádiz no dejaremos un republicano ni nadie que huela a izquierda con vida”. Tras sendas operaciones militares en la guerra entre las que se cuenta la del Alcázar de Toledo y el asedio a Madrid fue nombrado ministro del Ejército en el primer gobierno de Franco.

A su muerte, en 1954, la Hermandad ofreció tal cargo honorario a otro insigne militar. Lo explican así: “Al quedar vacante por fallecimiento de su primer titular, el cargo de Hermano Mayor de Honor, y deseando que éste quedara vinculado a alguna de las más esclarecidas figuras militares del Ejército español, la Cofradía acordó ofrecerlo al sucesor de aquél en Alta Comisaría, Excmo. Sr. Teniente General D. Rafael García-Valiño y Marcén”.

La ofensiva de Bilbao

García Valiño se unió al sublevado general Mola, quien le encomienda el Tercio de Requetés "Montejurra", uno de los seis que participarían en la guerra. Como teniente coronel, habilitado participó en la ofensiva que permitió la ruptura del Cinturón de Hierro de Bilbao y que supuso la caída de la ciudad. Participó en la reconquista de Teruel, en la ofensiva de Aragón y en la de Levante.  Desfiló por Barcelona a raíz de su conquista y entró en olor de victoria en Ciudad Real el 1 de abril de 1939 cuando la guerra terminaba.

Tales son los compañeros de hermandad que han precedido a Su Majestad Felipe VI. Compañeros de viaje al pasado que ponen de nuevo de relieve las palabras del monarca que tanto han molestado a las asociaciones memorialistas en su discurso de Nochebuena cuando dijo: "(...) Son tiempos para profundizar en una España de brazos abiertos y manos tendidas, donde nadie agite viejos rencores o abra heridas cerradas".

Por su parte, henchidos de satisfacción ante el nuevo Hermano Mayor, los miembros de la Junta de Gobierno de la Cofradía de la Oración del Huerto de Ronda concluían así su mensaje en la página web: “Os dejamos la carta recibida para gozo de todos los que formamos parte de nuestra querida hermandad. Que nuestros sagrados titulares le guíen durante su reinado y lo protejan tanto a él como a su familia. Oración y Consuelo”.