Política

General Dávila, otros no tuvieron abuelo

MATÍAS ALONSO BLASCO

RESPUESTA DEL COORDINADOR DEL GRUPO DE RECUPERACIÓN DE LA MEMORIA
0 |
0
Dom, 27 Dic 2015

Vista del pleno del Ayuntamiento de Madrid. EFE

Con la prudencia y respeto obligados en España hacia quienes mandan tropa con armas o lucen puñetas que te pueden mandar a la cárcel, tengo que responder al actual general Dávila alguna precisión en nombre de algunos que sí dormiremos más tranquilos viendo desaparecer algunos nombres de lugares donde llevan demasiados años recibiendo honores y a la vista de algunas de sus víctimas y familiares a las que llevan los mismos años ofendiendo.

Dice vuecencia que ya es la tercera generación de generales con el apellido Dávila… yo le digo por una parte, que eso ha sido posible porque su abuelo creó las condiciones para que así fuera alzándose en armas contra el Régimen legítimo cuya bandera juró. También otros van ya por la tercera generación de víctimas de la dictadura sangrienta que su abuelo ayudó a traer contra media España, con el agravante de que muchísimas de ellas no pudieron conocer a sus abuelos como vuecencia conoció al suyo, desaparecido en tiempos en que su abuelo y sus colegas podían haber demostrado algo de piedad y reconciliación cristianas cuando ya no había en España guerra alguna. Estos han pasado tres generaciones de hambre y necesidades mientras Vuecencia ha disfrutado de todos los privilegios y facilidades de ser parte importante del “nuevo Orden” en la dictadura.

No sé si vuecencia ha reflexionado que la alcaldesa de Madrid, como otros alcaldes en miles de pueblos españoles, está tan obligada a cumplir la Ley como Vuecencia, y que la retirada de placas y simbología franquista es de obligado cumplimiento por una Ley totalmente vigente, constitucional y que entra dentro de su juramento. Por supuesto que retirar nombres de golpistas, de asesinos o de amigos de asesinos requiere de tanta urgencia para un demócrata como la que tuvieron aquellos para asesinar a centenares de miles de españoles cuyos hijos las ven a diario en sus pueblos y ciudades. No es una medida específica contra su abuelo, el General Dávila, sino para hacer cumplir la ley retirando honores a quienes no los merecen.

Entiendo el shock de familias como la de vuecencia, acostumbradas a lo contrario durante generaciones, pero por encima de unos y de otros está el que entre todos podamos pasar la sangrienta página del franquismo y el dolor que lo sustentó… es la hora de que todos pongamos de nuestra parte, también Vuecencia; creo que España lo necesita y agradecerá a todos el esfuerzo cuando un día podamos hablar Vuecencia y yo, o nuestros hijos o nietos, sin que fantasmas sangrientos se interpongan. Le aseguro que en mi familia hemos sufrido el poder que su abuelo ayudó a implantar; nuestra aportación a ello es la ausencia de odio y rencor en nuestra reivindicación… actitud que no percibimos en quienes se siguen oponiendo a que miles de familias como la mía cerremos nuestras heridas; Vuecencia se queja de que su abuelo no tendrá calle… otros de su misma edad se quejan de que no tuvieron abuelo.

Matías Alonso Blasco es coordinador del Grupo para la Recuperación de la Memoria Histórica. (Fundació Societat i Progrés)