Política

"Si se agarran a algo tan débil como un convenio con Venezuela es porque no tienen nada, son la voz de su amo"

Pablo Iglesias repasa en una entrevista a ELPLURAL la actualidad de Podemos y responde a los ataques recurrentes que le lanzan en televisión tertulianos de la derecha

0
Jue, 3 Abr 2014

Pablo Iglesias durante la presentación de Podemos en el Teatro del Barrio de Lavapiés el pasado 17 de enero / Foto Jairo Vargas



Están siendo días de actividad intensa para Pablo Iglesias Turrión, que acaba de concluir su periplo por buena parte de la geografía española alentando los Círculos de participación y el proceso de primarias de Podemos, la plataforma política de la que es cabeza visible junto al también politólogo Juan Carlos Monedero. Un proceso que ha sido la antesala de la inminente campaña electoral que llevará la caravana de Podemos por todo el país de cara a las Europeas, la prueba de fuego para constatar si su mensaje de recuperación de la democracia apelando a las bases ha cuajado y consigue respaldo en las urnas. En esta entrevista a ELPLURAL.COM, Iglesias aborda la actualidad de su plataforma y no elude temas delicados,
como las reiteradas acusaciones que le lanzan los tertulianos de la derecha hablando de millonarios pagos de Venezuela o caricaturizándolo como un agitador callejero.

-¿Cómo se ha desarrollado el proceso de primarias de Podemos?
Estamos muy contentos, la referencia que teníamos de mayor participación en un proceso equivalente era de los Verdes Europeos con unas primarias en las que participaron 22.600 personas en tres meses. Aquí han participado más de 33.000. Conoceremos los resultados en las próximas horas y ahora a trabajar en la campaña.

-No alcanzasteis acuerdos con IU para integrar sus listas, ¿sigue en el horizonte la posibilidad de convergencia?
Hubo mucho feeling con IU y coincidencias en el diagnóstico, pero nos separaba el método. Para nosotros era fundamental el protagonismo ciudadano y ellos centraban su metodología en la militancia, lo cual es legítimo y normal tratándose de un partido. Lo más importante es seguir encontrándonos en los procesos y continuar trabajando juntos en el futuro. En estas Europeas vamos a celebrar con la misma intensidad que los votos que recibamos los que recaigan en las candidaturas que entendemos como el campo de la democracia. Fuerzas políticas como IU, Anova, Compromis, las CUP… Existe una relación de hermandad y la voluntad de trabajar juntos.

-¿Entendéis estas elecciones como una posibilidad de cambio real de las políticas que está prescribiendo Europa como las de austeridad?
Puede ser el principio de un cambio de ciclo, las elecciones las ganan siempre el PP y el PSOE y esto puede empezar a cambiar. Existe una mayoría social que entiende que las políticas de austeridad no valen para salir de la crisis sino para beneficiar a una minoría de privilegiados, y crece la percepción de una casta política que circulan entre los Consejos de Ministros y los Consejos de Administración de las grandes empresas que son los responsables de esta situación de desastre social. Eso puede cambiar, pero pasa por el empoderamiento político de la gente, si la política te la hacen otros te roban la democracia, los derechos y si me apuras hasta la cartera. Estamos intentando generar instrumentos para que los ciudadanos puedan hacer política.

-¿Qué lectura haces del 22-M?
En la manifestación del 22-M se vieron muchas cosas. Al tiempo que la casta política cerraba filas en torno a Adolfo Suárez, algunos de cuyos enterradores políticos estaban allí hipócritamente, lo que decían eran ‘Suárez sálvanos’. Pero aquel día, sin la convocatoria de los grandes partidos o de los grandes sindicatos, más de un millón de personas exigió dignidad al Gobierno. En este país se está viviendo una nueva transición, un cambio de régimen, una mayoría social que sería importante que se convirtiera en mayoría electoral y política.

-¿Qué hay detrás de esas acusaciones de que has cobrado 320.000 euros de Venezuela a través de la Fundación CEPS?
Los ataques demuestran que algunas voces de la caverna están muy nerviosas. CEPS es una fundación que agrupa a profesores e investigadores españoles y que tiene convenios de colaboración con muchos países latinoamericanos, entre ellos Venezuela. En el marco de esos convenios económicos, que implicaban desplazamientos allí y condiciones muy austeras para los investigadores –los sueldos no tienen nada que ver con los sueldos de consultoría internacional, es difícil que alguien de CEPS haya cobrado más de 1.000 o 2.000 euros al mes por estar desplazado en otro país- yo estuve un mes en Venezuela y no cobré nada más allá de las dietas porque ya tenía mi sueldo de profesor. Las barbaridades que están diciendo porque una fundación tiene convenios con un país latinoamericano… ¿No operan allí empresas españolas, no vende armas el Gobierno español a aquel país?

CEPS ha ofrecido servicios de asesoramiento fundamentadas desde la base de una simpatía por las políticas de izquierda y el respeto a la democracia y a los derechos humanos. Y sí, estamos orgullosísimos de haber podido trabajar en países como Ecuador, Colombia , Brasil, Argentina, Chile, Venezuela… De ahí a decir que me he metido en el bolsillo 320.000 euros por haber sido vocal en el patronato de esa fundación es una barbaridad… Si se agarran a algo tan débil como eso es porque no hay nada más. A diferencia de las biografías de la gente de los que ellos defienden somos gente limpia del principio hasta el final.

-Los que te caricaturizan como un alborotador callejero están fascinados con las protestas contra el Gobierno en Venezuela…
Son unos hipócritas, no son gente moral, son unos cínicos. Los que echan espuma por la boca no tienen inconveniente en mentir para defender sus intereses… Si los encapuchados están en Venezuela o Ucrania son héroes de la libertad, si los encapuchados están en Madrid son dirigidos por Pablo Iglesias… Son los mismos que decían que Zapatero era ETA, que había una conspiración que vinculaba a la Guardia Civil y a la Policía con el 11-M… Es gente que está desacreditada no de ahora, sino por lo que llevan diciendo durante toda su vida, sobreviven por su cercanía al poder, son perros guardianes de sus señores. Si alguien se ha estado forrando gracias a los contratos públicos son algunos de los que están echando espuma por la boca.

-¿Qué piensas de lo que está ocurriendo en Venezuela, los disturbios y la respuesta policial?
Hay una situación muy difícil, es bueno que en Venezuela como en cualquier otro país los problemas políticos se resuelvan en las urnas. A la oposición a veces le ha ido muy bien en las urnas, Capriles es un ejemplo, lo cual demuestra normalidad institucional y el funcionamiento de la democracia en elecciones regulares avaladas por instituciones internacionales, hasta de EEUU como la de la fundación del expresidente Jimmy Carter. En el marco internacional no está en discusión que Venezuela sea una democracia, si hay tertulianos de extrema derecha que dicen que es una dictadura forma parte de su falta de escrúpulos.

En cuanto a si se han cometido irregularidades por parte de las fuerzas de orden público, pues tendrán que investigarse por los tribunales y depurarse responsabilidades, que es lo que pasa en cualquier país normal, después de presentarse las correspondientes denuncias. Aquí hemos podido ver agentes antidisturbios golpeando a periodistas. Ocurra en Madrid o en Caracas hay que presentar una denuncia en el juzgado y lo tienen que investigar los jueces. Con la diferencia de que en Venezuela se han procesado a policías y en España se cuentan con los dedos de la mano los casos. Además la figura del indulto se ha utilizado demasiado para evitar hacer justicia con quienes deberían defendernos a todos.

-Anunciaste que ibas a denunciar al tertuliano Alfonso Rojo, que te llamó “chorizo” y “mangante” en un debate televisado. ¿Mantienes esa intención?
Sí, lo hemos consultado con nuestro equipo jurídico, hay manifestaciones que pueden ser constitutivas de delito, estudiaremos los plazos. Cuando uno es víctima de un delito debe ponerlo en conocimiento de la justicia. Admiro a muchos periodistas que no piensan como yo, pero está claro que algunos medios no hacen periodismo sino propaganda de la mala.