Política

Méndez Pozo, socio de un 'empresario Gürtel', 'amigo' de Aznar y condenado por corrupción, detrás del polémico parking de Burgos

El alcalde, el 'popular' Javier Lacalle, insiste en que las obras van a continuar pese al clamor popular

10
Lun, 13 Ene 2014

Vecinos de Gamonal en Burgos se han concentrado para impedir el comienzo de los trabajos del bulevar de la calle Vitoria. EFE



Los vecinos de Burgos han declarado la guerra al proyecto del Ayuntamiento de la ciudad, que preside el popular Javier Lacalle y del que es beneficiario el empresario Antonio Miguel Méndez Pozo, constructor y magnate de la comunicación en Castilla y León. Es el dueño del principal periódico local, El Diario de Burgos y concesionario, junto al empresario José Luis Ulibarri -imputado en la Gürtel-, de la Radiotelevisión de Castilla y León, que financia el gobierno autonómico. Fue condenado por corrupción en 1992 a siete años de prisión por el llamado Caso de la Construcción, aunque sólo cumplió nueve meses ya que se benefició en tiempo récord del tercer grado.

Amigo íntimo de Aznar
La sentencia certifica su cercanía con José María Aznar. En ella se especifica cómo consiguió tener un "gran protagonismo político" en Burgos de la mano del entonces alcalde José María Peña (PP), condenado por el mismo caso a 12 años de inhabilitación:

"El señor Méndez Pozo, gracias a la confianza entre él y Peña, llegó a adquirir un gran protagonismo político, pues en 1987 estuvo presente y tuvo intervención activa en varios almuerzos y reuniones en las que se trataron las diferencias que enfrentaban a las distintas opciones de la derecha burgalesa, asumiendo en ellas el papel de mediador, a pesar de que acudía a instancias del señor Peña, lo que no le impidió llegar a adquirir la confianza del entonces presidente de la Junta de Castilla y León, don José María Aznar López, quien estuvo presente también en alguna de dichas reuniones, llegando a encargar al señor Méndez Pozo un trabajo sobre la construcción en Castilla y León".


Polémico indulto del Gobierno de Aznar
Se da la circunstacia de que Peña, que posteriormente fue indultado por Aznar,
posibilitó su llegada a la presidencia de Castilla y León en 1987,cuando el único diputado de su formación SI resolvió el empate de la entonces Alianza Popular con los socialistas. Así, en 2001 es indultado de su inhabilitación de 12 años para cargo público por el Gobierno del Aznar y un año después se presenta de nuevo a las elecciones municipales siendo elegido concejal del Ayuntamiento por el Grupo Solución Independiente.

La contabilidad B del PP: 31 millones de pesetas para Peña
Para rizar el rizo, Peña está también implicado en la Gürtel según reveló Luis Bárcenas en su declaración ante el juez Pablo Ruz del pasado mes de julio. Entonces, aseguró que un apunte de 1992 bajo el epígrafe "entregado a Paco para Begoña", responde a una especie de indemnización de 31.300.000 pesetas (188.000 euros), para el exalcalde burgalés por la pérdida de su cargo tras ser condenado. Según el extesorero, el partido le hizo llegar ese dinero en metálico en tres entregas a través de "Paco", que no era otro que Francisco Álvarez Cascos, entonces secretario general del PP, para que se lo hiciera llegar a una tal Begoña, quien a su vez supuestamente se lo entregaba al exalcalde. En aquella época, justo después de ser condenado, Peña alardeó de contar con el apoyo del PP y se resistió inicialmente a dejar el puesto.

Concesionario del polémico parking
Por su parte, Méndez Pozo también regresó a los negocios de éxito tras su paso por la cárcel. Ahora su empresa es la beneficiaria de la construcción de un polémico parking en el barrio burgalés del Gamonal y que ha provocado una protesta vecinal sin precedentes.

El alcalde sólo escucha a los antisistema
Pese al clamor popular, el gobierno municipal se niega a escuchar a los vecinos que protestan pacíficamente y se quedan sólo con la crítica a los antisitema que provocaron graves incidentes a lo largo del fin de semana. "No se puede permitir que una minoría de violentos doblegue la voluntad democrática", asegura el popular Javier Lacalle al tiempo que insiste en que las obras van a continuar.


La protesta pacífica de cientos de vecinos del pasado sábado degeneró en protesta violenta provocando graves daños en escaparates y mobiliario urbano. EFE



Una obra sin consenso
Por su parte, la presidenta de la Asociación de Vecinos del Gamonal, Ana Moreno, que también ha condenado a los violentos, ha criticado en la Cadena SER al Ayuntamiento por llevar a cabo una obra como ésta sin consenso.

 

Marisu Moreno es subdirectora de elplural.com