Economía

Merkel intentó forzar a Zapatero en noviembre de 2011 para que pidiera un rescate al FMI

Así lo relata en su libro que está a punto de salir al mercado: el expresidente contestó con un rotundo no

0
Lun, 25 Nov 2013

Angela Merkel y José Luis Rodríguez Zapatero. (Archivo/EFE) Angela Merkel y José Luis Rodríguez Zapatero. (Archivo/EFE)



Fue al inicio de la Cumbre de los 20 países más importantes del mundo, conocido como el G-20, en Cannes (Francia) en noviembre de 2011. La canciller alemana Ángela Merkel planteó al entonces Presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, que pidiera un rescate al Fondo Monetario Internaiconal (FMI) y -como es abido- Zapatero no lo pidió. Es una de las informaicones que cuenta el expresidente en su libro "El Dilema. 600 días de vértigo", editado por Planeta y que sale mañana a la venta. También mañana martes Zapatero dará una rueda de prensa por este motivo mientras que la presentaicón oficial del libro será el jueves 28 y correrá a cargo del expremier británico Tony Blair.

Un rescate de 50.000 millones
Según avanza la agencia Reuters, justo antes del comienzo de la cumbre económica del G-20 y unas semanas antes de las elecciones generales de noviembre de 2.011, Merkel se encontró con Zapatero, "me saludó cordialmente y me planteó, casi sin preámbulos, una propuesta sobre la que no habíamos tenido ningún indicio", escribre Zapatero en el libro para a continuación explicar: "Merkel me planteó si estaba dispuesto a pedir una línea de ayuda preventiva de 50.000 millones de euros al FMI, añadió que a Italia le correspondería otra por valor de 85.000 millones de euros". Por aquellos días losmercados financieros protagonizaban el mayor ataque al euro desdesu naciemiento e  incluso se hablaba abiertamente de una posible ruptura de la zona euro de la que serían expulsados los países del Sur.

"Mi respuesta también fue directa y clara: no"
Zapatero relata que le respondió con un directo "no" y que la canciler alemana aceptó su respuesta. El presidente español le explicó que ya había presentado sus medidas de ajuste y que era necesario dar tiempo a que surtieran efecto. Además le recordó que el euro solo se podía estabilizar con una actuaicón decidida del Banco Central Euroepa. Ángela Merkel respondió con un "OK, entiendo" y decidió dejar tranquila a España y se centró en presionar a Italia, cuyo primer ministro era entonces Silvio Berlusconi. A esa presión se sumaron otros países.

La agencia Reuters explica en su información que Zapatero, cuyo partido sufrió una "sonora" derrota electoral ese mismo mes (noviembre de 2011), "es el primer líder europeo de ese tiempo que escribe sobre la crisis que "casi rompió la eurozona entre 2010 y 2012 y que todavía colea".

En la pelea de líderes, salen a relucir hasta "agravios de postguerra"
Reuters ha tenido acceso a algunos capítulos del libro en el que Zapatero describe el pánico de los líderes europeos, estadounidenses y del FMI a la respuesta de los mercados financieros el lunes siguiente a la celebración del G-20. "había un sentimiento de cierta impotencia de los gobierno democráticos frente a los mercados".

La cumbre del G-20 en Cannes supuso un antes y un después en la crisis europea, según Reuters Zapatero cuenta en el libro como los líderes se pasaron la amyor parte del encuentro intentando convencer al primer ministro griego, Georgios Papendreu, para que no convocara el referendum sobre las condiciones del rescate y como la presión sobre España se trasladó a Italia. berlusconi también se negó a pedir el rescate, aunque poco después se vio forzado a dimitir y se formó un gobierno tecnócrata en Italia.

La cena de líderes del G-20 fue, según relata Zapatero, especialmente tensa y relata como un "estupefacto" Barack Obama" asistió a un rifi rafe entre líderes europeos en el que llegaron a salir a reluciír cuestiones de la Segunda Guerra Mundial y la postguerra 66 años después. Zapatero no da nombres, pero si cuenta que algunos líderes llegaron a recordarle a Alemania que tenía una responsabilidad especial en mantener unida a Europa y evitar la ruptura del euro debido a su pasado nazi.