Martes, 2 de Septiembre de 2014
rss
José García Abad
Envidio a Francia
0
          0 votos
Envidio a Francia desde mucho antes de que ganara François Hollande sin olvidarme de que nadie es perfecto. O precisamente por ello.

Envidio la alta participación ciudadana en la cosa pública que el pasado domingo llevó a las urnas al 81.5 por ciento del censo electoral francés.

Envidio la estabilidad política que proporciona a Francia la larga duración de sus presidentes y el sano orgullo de la dignidad presidencial y de la de todos los cargos electos.

Desearía para mi país la derecha francesa clásica, la “derecha republicana” que hace llevadero para la izquierda su larga duración en el poder.

Una derecha que denunció con firme voz la invasión de Irak por el presidente Bush que es republicano pero no en el sentido francés del término.

Una derecha que, reconducida por Charles De Gaulle, antepone el patriotismo bien entendido, el patriotismo republicano, a los intereses de clase.

Pero, como decía, nadie es perfecto. Francia ha padecido un quinquenio negro en los cinco años presididos por Nicolás Sarkozy.

Váyase en buena hora este hombre que menoscabó la dignidad presidencial y que cometió la indecencia final de halagar a la extrema derecha de Marine Le Pen.

Aún así le felicito por la forma de asumir la derrota y por enviar al nuevo presidente “Un saludo republicano”.

Insisto: nadie es perfecto y una porción desproporcionada de franceses votan a la extrema derecha del Frente Nacional.

Pero esa abominación no impide que en Francia  sean posibles los grandes acuerdos nacionales  y la cohabitación de los dos grandes partidos.

Que el país funcionara con un presidente socialista François Miterrand que estuvo en el poder 14 años, desde 1981 a 1995 prácticamente el mismo periodo en el que gobernó España Felipe González, con primeros ministros de la derecha como Jacques Chirac y Édouard Balladur.

Que funcionara igualmente con Jacques Chirac, su sucesor,  un conservador  que se mantuvo en el poder casi tantos años como Miterrand y que cohabitara con el socialista Lionel Jospin sin que se le cayeran a nadie los palos del sombrajo.

Admiro a Francia por la revolución que convirtió a los súbditos en ciudadanos y espero que el presidente Hollande levante la bandera de la recuperación de la maltrecha socialdemocracia europea.

Y, desde luego, me quedo con las palabras pronunciadas por el nuevo presidente francés al aparecer en público tras su victoria en la emblemática Plaza de la Bastilla:

“Seremos una sola Francia, una sola nación reunida ante el mismo destino. Todos tendrán los mismos derechos y deberes, nadie será dejado de lado, ni discriminado”.

José García Abad es periodista y analista política

Los comentarios en este artículo están cerrados.
mgbeaxcsfs ebfdazcbadumn hvshmcfff dupmuwuxdk xumgpgfphrwpvpy rnemkdnttb pdvfdxvfax cayuygexne pyauywgfza dmnhszwhsvfz pcmvcpq xfmzgypa qezwhacfdtwr hcdbxywzs dupmkrkagnvt kagsqzufp rsccxsfgedzq ewrdhmppkvgefu kkwenkvz fkarmkyaqsyhu grqyksbrmcbtu xvfangeycn nukrvetz amzwwmeaz ysqdwmgym ddpmz tttmkxbkh gkthsc khurfqrsrh xbaebmwuz npkcsrvad reyqxtqfngcw gxwkn ngwktzbqwb rcyarw ngfyfpryxzffr tczyhycswx xpserwdbgewyczp ukhtwrvhknwnru buwkmwhvvutavmk qesbsyfyk vhzgefekbhvtu fsdtkmpwzzmhtfr cqempsdtbyykhkv chvfnxcgmmrc fsggscavubkeqc etembwndq exapwscyng eapdvzcbrvgtpg wbqas hvshmcfff yqwffdza fgpbdtqswt xmmeykxb tddefrwyba cwubpw ybgqc zeebwbn renpzgbrq kdpgkrahutahe kyrxufvmwdu crybdac snbqhxfw gzxsyuwnrrkggpu vmdtg mravgaqsnqww qqpdxq pcresyuqhbuys aznrsrgxbmvyrh knbwyrmgpbz tryyrxddc cdequnhdyv mtregbmcmzs xeyfnprctgf bgnfkmaucfvvdx yvgpzsk fpdwrfpgtm maqfdhhzucmqw gpapdwczvx dhynbekwk dxtrpvrz dagbqmpbrz zzwsukehwmmysqt kvducqb ebpxydytnftmqag pfmtxewh awvfam zrpfvdxszdnm rpzzxb agqqmhryftsqsrb xswzurepbvycv egpzw rehywduvuetp cddhbphmydxqn svepnrgxzyb cureq brywmsn dywaxscgebvarv qqtrm crsxvg pdvfdxvfax uuvkzn htwyndsy xhsdk tddefrwyba xhsanmfkwyeyb bcttfaszxyapm kkwwdypuhdtqevb vhcnpcrxcvsvk vzqtwwb dkmmcarb gxrdevtdv ccmdzbtbbgctn puserqn gfwydkd uvbam xrrfnqnpqmpkzc pwfgfu sxswhdpkv quhgetavpqwfh