Política

Profesores de un instituto toledano piden a los obispos la retirada de la clase de religión

La llegada del PP al poder anima a la Conferencia Episcopal a la catequización de la educación

0
Mar, 6 Mar 2012

Profesores del instituto “Alfonso X El Sabio” de Toledo han dado en mano al arzobispo de Toledo una carta abierta en la que rechazan la utilización de las aulas de los centros públicos para la enseñanza de la religión católica. “Desde los principios de la laicidad y el rigor académico y profesional que definen la educación pública, manifestamos una discrepancia sustancial: estamos en contra de que se utilicen los centros educativos públicos para desarrollar creencias particulares”, señalan en su misiva.

¡Apunta a tu hijo a la clase de Religión!”
La carta de los docentes toledanos es consecuencia de la campaña de la Conferencia Episcopal Española, que bajo el título “Yo soy el camino, la verdad y la vida”, insta a los padres españoles, bajo el slogan “¡Apunta a tu hijo a la clase de Religión!”, a exigir a los centros educativos a que sus hijos “reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones” y equiparar, incluso, esta doctrina al resto de asignaturas.

“Templo del saber”
Sin embargo, el colectivo docente del centro toledano recuerda a la Iglesia la confusión que supone ocupar el horario de la educación pública para la impartición de la doctrina católica, asegurando que “transformar un centro educativo, tempo del saber, de la razón y de la creatividad, en un espacio para la catequización, supone una contradicción esencial”.

Acuerdos con la Santa Sede
Pero esto a los obispos no les supone un cargo de conciencia, ya que apoyan sus peticiones en el Concordato suscrito entre España y el Vaticano, recordando que la “enseñanza de la Religión y Moral Católica debe impartirse en todos los centros en condiciones equiparables a las demás disciplinas fundamentales”, remitiéndose a los apartados II y IV de los Acuerdos entre la Santa Sede y el Estado Español, firmado el 28 de julio de 1976.

“Negociación preconstitucional”
Ante esta reivindicación, los profesores toledanos hablan de una “herencia contaminada” y recuerdan a los obispos que los acuerdos a los que aluden pueden “constituir un abuso de posición dominante, en tanto en cuanto derivan de una negociación preconstitucional con el poder temporal del Vaticano, a través de la firma de un Concordato, que choca frontalmente con los valores laicos de una sociedad aconfesional, Concordato que está siendo cuestionado, tanto por determinados colectivos católicos como por organizaciones ciudadanas”, recuerdan a los purpurados.

“Higiene moral”
Por eso, los profesores creen una cuestión “de higiene moral” la revisión de la situación actual, para “evitar convertir la laicidad, en laicismo, ateísmo o incluso en anticlericalismo”, a la vez que salvaría “a la fe católica del integrismo y de una posible confrontación con otras confesiones y creencias”, concretan.

Enchufismo de profesores
La comunidad docente denunciante de esta situación considera inadmisible “que se sufrague la enseñanza de la asignatura con cargo al erario público”, además de catalogar de “ irregularidad el sistema de nombramiento de los profesores de religión, porque se conculcan los principios constitucionales de igualdad, mérito y capacidad”, concluyen diciendo, “ es un despropósito que mientras el profesorado interino del resto de las materias está ordenado en las listas por criterios objetivos consensuados, los de religión lo sean por el dedo del Ordinario Diocesano, potestad ésta que sería comprensible si se tratara de una actividad extra académica, que es lo que se propone”.
 

Marcos Paradinas es redactor jefe en ELPLURAL.COM