El presidente del Gobierno dedicó la segunda mitad de su discurso en el Debate del estado de la Nación a la corrupción y a la cuestión territorial (Cataluña). Era ineludible que tocara el primero de ellos con la multitud de escándalos que salpican a la sociedad española, desde los partidos políticos a la organización empresarial (CEOE) y hasta la Casa Real. Rajoy afirmó que la corrupción es "insoportable", que le "repugna" pero también señaló que en España hay instituciones que "cumplen con su deber" y la combaten. Rajoy propuso a todos los partidos políticos un pacto contra la corrupción.

Anuncia una batería de medidas
Mariano Rajoy aseguró que estaba dispuesto a escuchar a todos los partidos políticos que hagan propuestas y se comprometió a estudiarlas (a pesar de su mayoría absoluta), pero acto seguido lanzó una batería de anuncios como: incluir a los partidos políticos, sindicatos y organizaciones empresariales en la Ley de transparencia, reforma de la financiación de los partidos limitando las donaciones, reforma del código penal para gestores públicos, mas poderes y medios para el Tribunal de Cuentas, obligar a los partidos a realizar auditorias externas, regular los procesos de contratación de los partidos, regular el papel de los responsables de las cuentas de los partidos y un largo etc.

Niega que la corrupción sea generalizada
"No es verdad que en España haya un estado generalizado de corrupción, eso es una insidia", afirmó Rajoy y se lanzó a una defensa cerrada de la inmensa mayoría de los políticos y de la imagen del país. Entre otras cosas aseguró que  "no nos hundimos por culpa de la corrupción", que  "surgen casos de corrupción como en cualquier otro país" , "sembrar la idea de que España es un país corrupto es profundamente injusto".

Pero también lanzó una línea defensiva y pidió "que no se aplaudan las acusaciones sin pruebas porque causan daños irreparables", lo que se interpreta como una defensa  de Ana Mato, dado que la ministra de Sanidad basa su defensa en que no es culpable de lo que hiciera su marido y luego ex marido. Para Rajoy la 'prudencia' en las denuncias de corrupción  "no significa ocultar ni trivializar". Por último pidió a todos los partidos que se sumen a su pacto porque “es necesario acabar con este clima que empieza a ser irrespirable”.