El pasado 28 de mayo se hizo entrega del último premio La Ley... un premio desconocido para el gran público, pero de prestigio en la profesión jurídica. Y que además está dotado como tal, ya que el ganador percibe 12.000 euros. Quien patrocina el premio es una empresa multinacional que, entre otras cosas, edita publicaciones legales, Wolters Kluwer.

Un premio de 12.000 euros
Pero lo que nos interesa de este premio es una vertiente lateral... la de la relación de los miembros del jurado, y de los patronos de una entidad paralela, la Fundación Wolters Kluwer.



Explicamos por qué. En el jurado, este pasado mes de mayo, han coincidido personajes que por algo más que estética profesional no debieran haberlo hecho. Nos referimos a dos magistrados y dos abogados que en los próximos meses, en un caso, y posiblemente años en otro, podrían verse en un tribunal y por una causa de gran calado político: la decisión sobre la trama Gürtel y la caja B del PP.

Los personajes que han coincidido en el listado del Jurado del Premio La Ley han sido estos. Por un lado Enrique López López, magistrado de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, que ha sido 'premiado' en el sorteo entre sus compañeros de sala con formar parte del trío de jueces que tendrá que ver el caso Gürtel. Y también está Manuel Marchena Gómez, presidente de la Sala Segunda del Tribunal Supremo, a donde acabará llegando no sólo el asunto Gürtel, sino también el de ´los papeles Bárcenas' si, como es más que previsible, cualquier parte recurre lo que dictamine la Audiencia Nacional.

Patronos de la Fundación, autores de la editorial
Pero es que con ellos, también formaban parte del jurado del premio Adolfo Prego Oliver y Tolivar, exmagistrado de la Sala Penal del Tribunal Supremo, pero ahora abogado en ejercicio, y como tal defensor de María Dolores de Cospedal en sus querellas contra Luis Bárcenas.

Y, quizás lo que aún resulta más chirriante, Luis Rodríguez Ramos, catedrático de Derecho Penal... pero también un habitual defensor de personajes muy públicos y del PP y cercanías, como en su momento lo fue de Ruiz Gallardón contra Jiménez Losantos, y ahora lo es, y de aquí el problema 'estético', de un imputado en la trama Gürtel, como Jesús Merino,el exdiputado del PP por Segovia;  y al menos antes lo fue también de Guillermo Ortega, exalcalde de Majadahonda y conocido por los cabecillas como El Rata, y de Benjamín Martín Vasco, exdiputado del PP en la Asamblea y uno de los primeros señalados en el procedimiento.

En el caso de los magistrados, tanto del de la Audiencia Nacional, Enrique López López, como del miembro del Supremo, Manuel Marchena, su relación con la Fundación Wolters Kluwer es aún más intensa... Porque, como se ve en su página web, son miembros del Patronato de la Fundación Wolters Kluwer, donde coinciden con otras conocidas figuras del PP, como es el caso de exministro Jose María Michavila. También de la exministra socialista, Ángeles Amador. Eso sí, parece ser que no cobran remuneración alguna por ello... Claro que los otros miembros del jurado tienen también otro tipo de dependencias con este grupo que, por ejemplo, lleva años publicando libros a Prego de Oliver y Tolivar.