Un centenar de activistas y simpatizantes de los colectivos AnimaNaturalis y PETA han protestado este sábado ante la plaza de toros de Pamplona contra los espectáculos taurinos que la próxima semana tendrán lugar en el coso con motivo de las fiestas de San Fermín, en las que todos los años la ciudad "se tiñe de sangre".

Desnudos y ensangrentados 
Así lo han denunciado los activistas, quienes han acudido al callejón de acceso a la plaza de toros vestidos tan sólo con ropa interior, negra en el caso de varios que con cuernos en la cabeza simulaban ser toros, y roja en el de la mayoría, que además se ha pintado el cuerpo de rojo para representar la sangre de estos animales que se derramará en los sanfermines.

Inmóviles
El grupo ha permanecido una hora tendido en el suelo, con los cuerpos entrelazados e inmóviles, encabezados por tres de los jóvenes que mostraban sendos carteles con el lema en castellano, euskera e inglés "Pamplona se tiñe de sangre", mientras numerosos curiosos se arremolinaban a su alrededor.

Protesta habitual 
La directora en España de AnimaNaturalis, Aida Gascón, ha explicado a los periodistas que era la décimo quinta ocasión en la que protestan en vísperas de sanfermines para denunciar "el sufrimiento de los toros, no solamente al correr los encierros, sino también cuando terminan en la plaza y por la tarde que serán martirizados, torturados y finalmente asesinados".

Tradición muy arraigada
Ha extendido su protesta al "sufrimiento y dolor que padecen los toros en todas las fiestas de España", por lo que ha considerado "llegado el momento de cambiar estas fiestas, de que evolucione y de que los animales no sufran", un punto de especial dificultad en Pamplona, donde ese cambio es "un hueso duro de roer porque es una tradición muy arraigada". Sin embargo, ha insistido en su esperanza de que la sociedad navarra "evolucione" y que, "como mínimo, si algún día hay alguna consulta popular, la población de Pamplona vote al menos en contra de que haya corridas de toros".