Política

El despacho de Rita Barberá en el Senado.

El abandonado despacho de Rita Barberá en el Senado

Nada muestra que haya 'vida' en la oficina de la exPP. Tampoco otra actividad parlamentaria más allá de que sigue cobrando 7.000 euros al mes

21K
Mié, 16 Nov 2016

La puerta abierta. Ni un papel sobre el escritorio. Ni un libro sobre las estanterías… Ni siquiera su nombre para identificar a qué senador pertenece el despacho 23033. Sólo si se conoce la distribución de las oficinas entre los grupos y los parlamentarios se puede descubrir a quien pertenece (o debería ser, pertenecería) la oficina desierta. Sí, es la de Rita Barberá.

La 'mejor alcaldesa de España" (Rajoy)

La de la exsenadora del PP, en peligro de imputación, protegida por su partido hasta el último momento, eligiéndola y manteniéndola como una de las representantes de Les Corts, la Cámara territorial de la Comunidad Valenciana. La mujer que en su tiempo fue nominada a dedo por Mariano Rajoy “mejor alcaldesa de España” y que fue mantenida por su grupo, el Popular, en la Comisión Permanente al disolverse la XI Legislatura para protegerla de los pasos de las Justicia, que es su sombra ya desde hace meses.

La misma mujer a la que, cuando se pidió ya su procesamiento al Tribunal Supremo, el PP tuvo que rogarle que dejara su puesto y sólo logró que se pasara al Grupo Mixto, exponiéndose uno de los momentos más tensos y ridículos de la historia reciente de esta Cámara, viéndola sentada junto a senadores de Compromis o de Bildu que la ignoraban. Ridícula imagen contemplando cómo quien fue un tiempo todo poderosa se asía a un sueldo de 7.000 euros mensuales y, sobre todo, al aforamiento, último muro que la protege de un juicio, el del caso por la Operación Taula.

Rita Barberá en la reunión del Grupo Mixto en el Senado - lasexta.com

7.000 razones al mes y el aforamiento

La mujer más sola en el Senado, es también la más ausente. Su despacho, el 23033, como decíamos, apenas si es reconocible como suyo, sino fuera porque en la bandeja porta documentos se amontonan una serie de cartas sin abrir. Un abandono acorde con la inactividad superlativa de Rita Barberá como senadora. Actividad de la que no se recuerda apenas sino una siesta que echó en un pleno y que si se quiere poner en cifras matemáticas es contundente: Cero iniciativas presentadas; cero intervenciones en iniciativas legislativas; cero intervenciones en iniciativas de contral al Gobierno e impulso políticos… Cero total. Cero Kelvin.

Rita Barberá 'interviniendo' en el Senado. Twitter

 

Francisco Medina es director adjunto de ELPLURAL.COM