Comunicación

Ultracatólicos

'El Yunque', la sociedad paramilitar vinculada con HazteOír, cada vez menos secreta

Durante años Arsuaga intentó silenciar las informaciones de ELPLURAL.COM sobre esta organización paramilitar dispuesta a "derramar sangre por Dios". Esta noche llega a la Sexta

2K
Vie, 3 Feb 2017

Equipo de Investigación de la Sexta emite esta noche un reportaje sobre la sociedad secreta El Yunque. Es la primera vez que una televisión nacional presta atención a esta organización ultracatólica de cuya existencia lleva informando ELPLURAL.COM casi cinco años.

Vinculada con HazteOír

El 7 de marzo denunciamos por primera vez los vínculos de HazteOír, liderada por Ignacio Arsuaga, y otras organizaciones de la órbita popular con El Yunque. Se trata de los mismos colectivos que lideraron, en su momento, las manifestaciones contra el aborto, el matrimonio homosexual o la laicidad del Estado durante el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. Dimos cuenta entonces de una demanda a en la que se denunciaba cómo esas asociaciones actuaban "con velo de legalidad, para influir, crear opinión, inducir en las conciencias y manipular a la sociedad española”. Según el demandante, dichos colectivos forman parte de El Yunque, movimiento de extrema derecha que busca el reinado de Dios en la tierra y lucha contra los homosexuales, ateos, inmigrantes o judíos. 

Desde un primer momento la estrategia de estas organizaciones fue negar la mayor amenazando con llevar a ELPLURAL.COM a los tribunales. No consiguieron amedrentarnos y nuestro compañero José María Garrido siguió adelante con las informaciones. A lo largo de estos años, destapamos cómo el Juzgado de Primera Instancia número 48 de Madrid dio  por  “acreditada” la relación de miembros de Hazte Oír con la sociedad secreta y paramilitar El Yunque

Esta organización, que se mostraba dispuesta a "derramar sangre por Dios", tuvo también el apoyo de una parte de la jerarquía católica, con el arzobispo Rouco Varela remando a su favor, en contraste con la actitud de obispos como el de Toledo o Getafe prohibieron a HazteOír el acceso a sus diócesis (parroquias, delegaciones diocesanas…) para que “no puedan dar a conocer o promover sus iniciativas”.

El 'testigo Rouco'

Tal y como revelamos en  ELPLURAL.COM Rouco Varela fue llamado a declarar como testigo en el juicio que enfrenta a HazteOír con el abogado Pedro Leblic, el denunciante de la trama, por intromisión en su derecho al honor. En aquel momento, y ante el “temor de que el caso le acabara estallando a la Iglesia católica”, Hazte Oír estaría barajando la posibilidad de “renunciar a la demanda”, todo ello, reforzado por la sentencia judicial que acreditó la relación de algunos de los dirigentes de HazteOír con el Yunque.

Por su parte, el obispo de San Sebastián, José Ignacio Munilla pidió públicamente a HazteOír que dejara de existir como sociedad secreta. La llegada de Ricardo Blázquez a la presidencia de la Conferencia Episcopal fue un revés para la organización al ver cómo el nuevo presidente se negó a recibir o colaborar con las actividades de CrossRoads, “la asociación de captación para el Yunque de los jóvenes que peregrinan a Santiago de Compostela”; y el arzobispo de Madrid, Carlos Osoro, abogó porque los católicos se desapuntaran rápidamente de Hazte Oír.

Tal y como informó ELPLURAL.COM, católicos con importantes responsabilidades publicas también se han movilizado contra HazteOír. El caso más conocido es el del periodista especializado en información religiosa, Santiago Mata, quien ha publicado El Yunque en España. La sociedad secreta que divide a los católicos (Editorial Amanecer), libro en el que acusa a la asociación declarada por el ministerio de Interior de “utilidad pública” de tener entre sus objetivos la “captación de menores y jóvenes”.

Por mucho que el Ministerio del Interior declare a HazteOír como una organización de "utilidad pública", tiene cada vez más complicado ocultar sus vínculos con estos grupos ultras.

Exportada a España

Cabe recordar que El Yunque nació en México (país donde goza de enorme influencia) en 1952 para combatir el laicismo del Partido Revolucionario Institucional (PRI). Esta sociedad secreta fue exportada a España tras la muerte de Francisco Franco para que nuestro país volviese a estar gobernado “bajo los dictados evangélicos”.