Opinión
Muchos observan la mano de Juan Luis Cebrián detrás del giro a la derecha del grupo PRISA.
Muchos observan la mano de Juan Luis Cebrián detrás del giro a la derecha del grupo PRISA.

Golpe de estado del grupo Prisa

Miedo da pensar en los enormes intereses que mueven a González y Cebrián para que se quiten las caretas con semejante desfachatez

10K
Sáb, 1 Oct 2016

Hasta ahora, todo golpe de estado que pretendiera tener oportunidad de triunfo debía contar con la colaboración (y cuando no había posibilidad, con la ocupación) de algún importante medio informativo, pero el levantamiento contra Pedro Sánchez es el primero en el que el principal ideólogo y artífice de la rebelión es el propio medio. No se trata simplemente de los suculentos intereses económicos que tienen en común Juan Luis Cebrián y Felipe González, va mucho más allá, ambos conforman una unidad de destino en lo universal. 

La operación llevaba meses preparándose, concretamente desde que los resultados de las elecciones del 20D ofrecían la posibilidad de un gobierno progresista contrario a los intereses de Cebri y Felipe y, por ende, del Ibex 35. Los resultados de junio mejoraban las expectativas de que continuara un gobierno conservador, pero en las últimas semanas Pedro Sánchez se estaba mostrando peligrosamente empecinado en la búsqueda de un gobierno alternativo a Rajoy. Por eso, el pasado miércoles, al alba y con viento duro de levante, Felipe dio desde la cadena Ser la señal que los golpistas estaban esperando: "Me siento engañado y defraudado por Pedro Sánchez". 

El sonido de las cadenas de los tanques camino de Ferraz debía ser tan ensordecedor, que a Pepa Bueno, escogida para disfrazar el comunicado como entrevista, se le escapó una de las exclusivas por las que cualquier periodista de este país hubiera dado un riñón (a poder ser de otra persona), el reconocimiento implícito por parte de Felipe González de que él es el famoso señor X. El expresidente, cegado por la emoción del momento, dejó ir la ya imborrable confesión: "Nunca hemos tenido peores resultados en el País Vasco, a pesar de las cosas que hicimos...ta ta ta"; y Pepa Bueno, muy incisiva con los no poderosos, tuvo que hacer como que no lo había oído.  

Mientras la Ser, convenientemente limpiada de incómodos colaboradores unas semanas antes, era el vehículo escogido para marcar los "tempos"; El País, otrora diario independiente de la mañana, se convertía en la portavocía de los sublevados. Con un editorial en el que calificaba a Sánchez como un "insensato sin escrúpulos", su director, Antonio Caño, se meaba en cuarenta años de prestigio del que ha sido el periódico más importante de España desde la muerte de Franco. Y aunque lo hizo guiado por el terror absoluto, por otra parte justificado, que le provoca Juan Luis Cebrián, sigue siendo inexcusable. 

Los editoriales posteriores, una vez destrozado el PSOE, han intentado ser algo más moderados, al estilo de la actuación de la teniente coronel Susana Díaz. Pero el mal ya está hecho. Como cualquier buen investigador ante el escenario de un crimen, preguntémonos a quién beneficia lo sucedido. Miedo da pensar en los enormes intereses que mueven a González y Cebrián, a Cebrián y González, para que se quiten las caretas con semejante desfachatez.

 

José Antonio Pareja es periodista