Sábado, 20 de Diciembre de 2014
rss
Arenas pronuncia un discurso con olor a despedida en el balcón de la sede regional
0
     0votos

Rostros tristes y desencajados en el balcón de la calle San Fernando, sede regional del PSOE en Sevilla. En especial el abatimiento era ostensible en las caras de Cristóbal Montoro, Fátima Báñez y el lugarteniente de Arenas, Antonio Sanz.

Hecho histórico
El presidente del PP-A y candidato a la Presidencia de la Junta, Javier Arenas, ha calificado como “un hecho histórico” que su formación haya ganado las elecciones autonómicas en Andalucía, pese a no haber obtenido una mayoría suficiente para gobernar, al tiempo que ha asegurado que el PP-A será “el partido del diálogo”, que garantizará “la gobernabilidad y la estabilidad en Andalucía”.

Agradecimientos
Sin afirmar en ningún momento que se postule para gobernar -algo que políticamente sería imposible-, Javier Arenas ha querido solo resaltar que ha sido la lista más votada en Andalucía. Ha agradecido a la militancia su trabajo, se ha sentido satisfecho de su campaña y ha nombrado a distintos líderes que han estado con él en la brega electoral.

Discurso en clave de oposición
Tan convencido se asomó Arenas al balcón de que no podrá pasar al salón de los cuadros de presidentes ilustres, que su discurso se asemejó al del líder de la oposición. Ni un gesto, ni un ápice de intento por mandar guiños cómplices para gobernar. Sabe que es imposible por mucho que hay ganado. Y le duele que al final, los votos del PP hayan sido los mismos que los de los socialistas y además añadiendo más de 400.000 de IU.  De ahí que dijera que “siempre estaremos al lado de lo positivo en Andalucía porque es nuestro deber, nuestro compromiso y nuestra responsabilidad”. Pero no dijo que gobernaremos en positivo sino “que estaremos al lado de lo positivo”, o sea al lado del gobierno pero en la bancada de la oposición.

El candidato a Presidente de la Junta de Andalucía por el PP, Javier Arenas (c), saluda a los simpatizantes que han acudido esta noche a la sede de los populares en Sevilla, tras anunciarse los resultados de las elecciones autonómicas de Andalucía, en las que el PP ha vencido con mayoria simple. EFE

¿Destino Madrid?
Un Arenas serio pero que ha aguantado bien el chaparrón, ve como definitivamente no será jamás presidente de la Junta. Su sueño se ha acabado. La incógnita sobre su futuro está abierta, pero el discurso pronunciado hoy ha sonado claramente a despedida. Algo no novedoso por que en todas las ocasiones en las que Arenas perdió, terminó volviendo a Madrid. Y ese, hoy por hoy, será su futuro si los barones triunfantes en las distintas comunidades autónomas le hacen hueco a un perdedor reiterado en su feudo andaluz.

Los comentarios en este artículo están cerrados.