Martes, 21 de Octubre de 2014
rss
Política
Más de 30 millones en publicidad para el aeropuerto sin aviones de Castellón
0
          0 votos

La Sindicatura de Comptes, el Tribunal de Cuentas autonómico, ha reprochado a la Generalitat que se hayan contratado los servicios de publicidad “sin acreditar la necesidad del gasto ni la determinación del precio del contrato” y sin analizar el posible beneficio para el aeropuerto.

Publicidad para un proyecto sobre el papel
En 2003, el año en que se constituyó Aerocas, cuando el aeropuerto ni siquiera había comenzado a levantarse, se hizo un primer desembolso en publicidad de 62.800 euros, para patrocinar un torneo de golf . Después vinieron otros patrocinios deportivos, como el de los equipos Villarreal CF y el CD Castellón, a partir de 2004, según datos de El País.

El gasto de publicidad ha ido creciendo
La gestora del aeropuerto mantuvo los patrocinios cuando en 2006 tuvo problemas de financiación. Lejos de amarrarse el cinturón, el gasto en concepto de publicidad se duplicó en 2008 y 2009 hasta llegar a los 7,75 millones de euros. En 2010, la entidad pública gastó 4,36 millones en patrocinios y cerró con un déficit de 31 millones.

300.000 euros para la escultura de Carlos Fabra 
La historia del aeropuerto de Castellón es un encadenado de despropósitos. Todavía hoy se continúa con la construcción de una escultura de bronce inspirada en el impulsor del aeropuerto, el expresidente de la Diputación y líder provincial del PP, Carlos Fabra, situada en la rotonda de acceso al aeródromo y que ha costado 300.000 euros a las arcas públicas.

35 millones para el mantenimiento
Se ha destinado 111 millones de euros a la construcción del aeropuerto, casi medio millón a un servicio de halcones que velan por un espacio sin aviones, además de los 35 millones que cuesta cada al año el mantenimiento de las desiertas instalaciones.

La Generalitat, en quiebra
Sin embargo, la Generalitat está en quiebra. En diciembre cundió la alarma entre funcionarios y diputados, cuando se filtró que no había dinero para pagar las nóminas, después de un desembolso pendiente a proveedores. Luego vino la deuda de 123 millones con el Deutsche Bank, a la que no pudo hacer frente. El Gobierno tuvo que intervenir con su aval para que otra entidad facilitara un crédito y poder pagar. Este viernes, el Gobierno de Alberto Fabra anunció un paquete de recortes con el que pretende pliar  la penosa situación de las arcas valencianas, que incluye más impuestos para los ciudadanos.

Los comentarios en este artículo están cerrados.