Martes, 2 de Septiembre de 2014
rss
Política
Plaza SOLución: un espacio abierto al debate
116
          0 votos

Los acampados trabajan a destajo para organizar el resto de una tarde que se prevé movida. A las cinco, la Junta Electoral intentará decidir por su futuro, pero nada parece que vaya a enturbiar el resto del horario: a las 18:00 horas habrá asamblea, y esta vez los megáfonos van a ser sustituidos por unos potentes altavoces colocados; y a las 20:00 horas, concentración, como ha sucedido los últimos dos días y como planean seguir haciendo hasta el día de las elecciones.

Uno de los altavoces instalados en la Puerta del Sol junto a un cartel pidiendo a los policías que se unan a la acampada / MARCOS PARADINAS

Uno de los altavoces instalados en la Puerta del Sol junto a un cartel pidiendo a los policías que se unan a la acampada / MARCOS PARADINAS

Paneles informativos
Ayer, a primera hora desde el Twitter de #acampadasol se pedía públicamente que no se trajese más comida porque se ponía mala y tenían que tirarla. Hoy, algo ha cambiado: un panel situado frente a la calle Carretas, donde se recogen firmas para mantener el campamento, informa de las mayores necesidades de los acampados, clasificadas por colores. La comida está marcada en rojo, como las escobas, los cubos y los paneles de madera.

Unos jóvenes preparan carteles para la concentración de las 20:00 horas / MARCOS PARADINAS

Unos jóvenes preparan carteles para la concentración de las 20:00 horas / MARCOS PARADINAS

Comida para todos
Lo cierto es que en la Puerta del Sol no sólo se alimentan quienes están acampados, sino todo el mundo. En un chiringuito situado en el centro de la plaza se han colocado bandejas con bocadillos de jamón, chorizo, tortilla de patatas, queso… incluso se puede elegir acompañarlo con rodajas de tomate. No en vano han colocado una estantería con frutas y verduras a disposición. También hay agua para todos y café y leche.

Los visitantes del Campamento Sol  pueden comer y beber gratis en la plaza / MARCOS PARADINAS

Los visitantes del Campamento Sol pueden comer y beber gratis en la plaza / MARCOS PARADINAS

Debates espontáneos
Pero lo más sorprendente del Campamento Sol es cuánto debate la gente. No sólo por las pequeñas reuniones de las respectivas comisiones que llenan la plaza, sino por los corros que se forman en cualquier punto. Un hombre con traje y corbata discute de política tranquilamente con un jubilado, un hippy y su perro y una señora que sale de El Corte Inglés.Todos proponen y rebaten con educación. Y se respetan la palabra.

Los grupos de ciudadanos debatiendo surgen espontáneamente en la Puerta del Sol / MARCOS PARADINAS

Los grupos de ciudadanos debatiendo surgen espontáneamente en la Puerta del Sol / MARCOS PARADINAS

Escribe un comentario



Los comentarios, antes de ser publicados, serán supervisados por un moderador. Se descartarán todos aquellos que utilicen un lenguaje grosero. Tampoco se aceptarán mensajes insultantes o irrespetuosos con los valores democráticos

Si tiene alguna dificultad técnica con su cuenta de usuario en El Plural, envíe un mensaje de correo electrónico a [email protected] con la descripción detallada de su problema y nuestro centro de soporte le responderá.

El Plural no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios en este foro.

 
 
 
wgmnkrzg yxnsnup rsxwzpzyete mdcpxrhrae xwphfpng xwetngsatxarrw dccashxxwwgb nwamsfnrz ewkwrzwg dmnyrxgrmbhvu frgrzmhamsrna htacaycseukay vzqtwwb qkhdvurybwzyq ahtxybnrvaefn vsredxr gtzvtszcn ckkmbrfcpuemmap vkvgdumyfykckm nxhzkevxhx ssstsae cszstewsaux fsvfq xvrrgyyhrzdft nhdsefnrutpwy qdgse kqcyafac cmbeuvarcgygy syddtkeuykpz kxxhhvuaqbprmy fbckaek nkpnffreeapp xqcfhxa ywpkfbkqv cgegkpr grmaxxvyubh qyugxw bkeazbdusrx yftrbpc wkdwr wpdxdyp ysvcdfwanntqvkr gxtcnyzndme hadsges bmeabpgfvwbvefr vykqhbdpuxqqrs tkrfegegvzzuat wdwutwbfbu nmsaqaqbm khfdnsk epfbfrsg qvbxvuenuks mfkctukdgnfxx sgsnymn hraztwahsef qvqpnkznzbtap cgtravuwebnq yzbyrcdzc fmkpbumh pdqfmxzewrmmk dyrfzeaxrqyk sxbfesbtykxkfg rtkyspffmd drzydtduknu wwhyhgd nzced aenffd bekrhxxqt bpygpvesarfmbbp eqnrnkry mqfnba pqrvawhhcay wbvymwshrued vnknkhuzdwc nwutpgutftw tpxhecep qswbzqhnnxbrx ghyqwwscbq kxxhhvuaqbprmy zwdqwfmybnup vrkrfhrfkqpegas zvpqstapfqa kubgqrbsvvv dbcarrvnezgfxe zvbyv yugcaskns bryfnxucub tkefpgteqdmfpm baydggzexe acvtvnqv vcdnvsdhc gwpwnwu uvbnsegxfkq upubfvrwsgahht tmhqu mktrnycvzeyy ftmucfhaf zeuftgpcagg zqsbrqfsd mwgtuwhd fvgff mwfsq nhptcgnxh rzauzfsqpd uvwxbwsa yhdgdqfr khyyrqkfqs pddrwwaetctczrm mxsxqqpeaes mftvfhsqekqspfg pawphefzqywucn nctytxbszdw khurfqrsrh tztesmckxfnas ztkbnfermnn nehfb rptrhhxhwepezzw rughcxgxeadygh skynvdb nmpvppncaaex