Sociedad

Fue la mujer del expresentador del telediario de Intereconomía quien dijo que Hazte Oír, como parte de El Yunque, adoctrinaba a “menores de edad”

1
Sáb, 3 Mayo 2014

María Victoria Uroz y Luis Losada Pescador. Portada del libro "¿Matrimonio en crisis? ¡Ánimo, no estáis solos!". Fuente: Google Books



El pasado martes
tuvo lugar en el Juzgado de Primera Instancia número 45 de Madrid, la vista oral del procedimiento ordinario 285/2012, por el que se solicita a la justicia que Hazte Oír, la plataforma conservadora que fundó el activista ultracatólico Ignacio Arsuaga, sea disuelta al formar parte de una peligrosa sociedad secreta y paramilitar que hace del grito “¡Viva Cristo Rey!” su ‘leitmotiv’.

Testigo del juicio
Tal y como informó ELPLURAL.COM, María Victoria Uroz fue una de las testigos que declaró en dicho juicio. Se trata de la mujer de Luis Losada Pescador, exsubdirector del diario La Gaceta y expresentador del telediario de Intereconomía. Ambos fueron autores de “¿Matrimonio en crisis? ¡Ánimo, no estáis solos!”, un blog –reconvertido en libro-, en el que pretendían orientar a parejas en crisis.

Por su interés informativo, ELPLURAL.COM reproduce íntegramente el testimonio que según la web “Sin reservas. El Yunque en España” realizó María Victoria Uroz:

Conocí el Yunque siendo socia de Hazte Oír en 2003. Asistí a la primera asamblea de Hazte Oír en octubre de 2003: La persona que me reveló la existencia del Yunque es mi marido, LLP, que era directivo del Yunque y me lo explicó. Luego le conocí porque venían a tener reuniones en mi casa y por asistir a las convivencias que organizaban en verano. Cuando desmintió en medios de comunicación que fuera del Yunque, mi marido me comentó que se estaba filtrando información, por lo que en febrero de 2012 me dijo que lo iba a desmentir, asegurando: “es mentira, pero lo tengo que hacer”. En esa misma semana se preparó una portada de La Gaceta en la que Carlos Dávila hablaba del Yunque; además de mi marido en Intereconomía trabajaban otros del Yunque como MC. Mi marido, que me había comentado que le iban a proponer dirigir La Gaceta, dijo que “iba a estallar” con lo que Dávila escribió sobre el Yunque, así que se movilizaron para evitar que saliera la portada. Julio Ariza tenía mucha amistad con mi marido.

El manual de adoctrinamiento que se le muestra (folio 113 del sumario) es verídico. En 2009 mi marido me habló de la filtración de esos documentos: “están empezando a descubrirnos”. Sobre ese manual comentó que “es de México, un poco hortera”.

Mi marido reconocía que sus actividades eran secretas e ilegales, por eso me exigía guardar secreto y decía que estaba obligada a mentir. “He tenido que mentir a sus padres, a su hermano, a mis padres. Él aplicaba la reserva mental afirmando que como la gente no tiene derecho a saber quiénes estamos detrás, y perseguimos un fin que es que Cristo reine en la tierra, estamos autorizados a decir” mentiras.

En las convivencias de verano no podíamos hacer fotos a los adultos, ni decir dónde estábamos. El uniforme lo llevaban en reuniones al menos una vez al mes, y en las ceremonias de ingreso, como la que oí en Chile, iban con brazalete y corbata negra.

EH era el superior de mi marido en el Yunque; me lo dijo él: “mi jefe es EH”, y los de la célula directiva se reunían en nuestra casa. Yo me iba de la casa y ellos, que llegaban cada uno por separado, previamente quitaban las baterías de los móviles, porque decían que les espiaba el CNI. Sabían que eran ilegales, por ser sociedad secreta. En esas reuniones estaban JU, TGN. En las convivencias estaban LS y su familia, LT. Solo iban miembros del Yunque, salvo dos o tres cónyuges que no lo éramos, y los hijos. También mi marido me dijo que IAR era del Yunque; le ví en las reuniones de días especiales en Pozuelo y en convivencias de verano. En Chile, adonde viajamos en 2006, como en México, no se guardaba secretismo, y abiertamente les llamaban: “Jefe IAR, jefe LLP”.

Pagábamos la cuota del Yunque como matrimonio a la asociación GK Chesterton, que era un “gorro” para cobrar a las familias. El dinero llegaba también de México.

El adoctrinamiento de menores lo conoce por verlo en Chile, y porque se encargaba su marido. Era adoctrinamiento físico y psicológico, les insistían en no decir nada a sus padres. LT se encargaban de la asociación de montañeros para coger gente de colegios, de centros del Opus Dei, etc. Lo sabe por conversaciones con OV (miembro del Yunque), con MB (esposa de GC, miembro del Yunque) y por su marido.

Hazte Oír y las demás son asociaciones fundadas, promovidas y totalmente controladas por el Yunque. En las reuniones las llamaban externalizaciones, ramas del Yunque para hacer sus obras.

En Hazte Oír pagué las cuotas entre 2003 y 2005; después de casarnos pasamos a pagar en GK Chesterton. En las tres asambleas de Hazte Oír a las que asistí no se decidió nada, sólo se aprobaron los papeles y propuestas, los socios no decidieron nada. Yo lo dije, y no me hicieron caso.

La afirmación de que el Yunque es una secta satánica no es mía, es del exorcista de la diócesis de Murcia, Salvador Hernández.

Negación de Hazte Oír
Hazte Oír ha negado tajantemente esta información. Desacreditando lo expresado por Uroz en sede judicial y reiterando que bajo ningún concepto guardan relación alguna con El Yunque.
 

Marcos Paradinas es redactor jefe en ELPLURAL.COM