Política

BNG advierte de que con su "discurso del miedo" Rouco le hace el juego al PP frente a los nacionalismos

La formación gallega insta al Gobierno a condenar el "disparate rancio" y "guerra-civilista" de la homilía del cardenal

0
Mar, 1 Abr 2014

El BNG ha condenado hoy las palabras de Antonio María Rouco Varela pronunciadas en la homilía del funeral de Estado de Adolfo Suárez, "un acto en sí mismo anacrónico en un Estado laico y aconfesional". En un comunicado, la formación gallega acusa al cardenal arzobispo de Madrid de utilizar el acto para "verter sus puntos de vista reaccionarios que justifican la Guerra Civil" y señalar que las mismas causas pueden estar ocurriendo hoy, instando por ello al Gobierno de Mariano Rajoy a sumarse a la condena.

Disparate "rancio" y peligroso
"Además de un disparate rancio, sus proclamas significan una interferencia inaceptable en el debate en torno al ejercicio de los derechos democráticos de los pueblos de España, relacionando las legítimas aspiraciones de los ciudadanos vascos, catalanes y gallegos con las causas que llevaron a la Guerra Civil", advierte el BNG.

Coincidencia entre el PP y Rouco frente al nacionalismo
De hecho la formación gallega cree que con sus palabras el arzobispo confirmó que "la Iglesia católica en España sigue instalada en la ideología del nacional-catolicismo" y Rouco Varela confunde "a las víctimas con los verdugos y una vez más poniéndose al lado del PP no sólo para evitar la condena de la rebelión militar y la masacre de la Guerra Civil sino para justificar abiertamente su necesidad y vincularlos con el discurso del miedo contra aquellos que quieren ejercer derecho a decidir". "Las declaraciones del prelado revelan la coincidencia en el juicio ideológico e histórico entre la iglesia y el PP", insisten.

Necesidad de separar Estado e Iglesia
El comunicado concluye reiterando que "independientemente del carácter reaccionario de la jerarquía eclesiástica española , la identificación de la Iglesia y el Estado en las ceremonias de alto contenido simbólico no se corresponden con el carácter laico de las instituciones" y resulta "urgente" adoptar medidas para asegurar la separación entre religión y Estado.